Susana Luaña Louzao

.

«La inteligencia, la natural o la artificial, se adueñará de todo»

Las matemáticas han pasado de ser un laboratorio de «raritos» a ser una de las profesiones más versátiles en la que casi no hay paro. Sus aplicaciones en la industria y en la tecnología tienen mucho que ver, pero también el esfuerzo de sus científicos por divulgarla. Como Peregrina Quintela, aunque la catedrática, modesta, le reste valor, que ya se sabe que hasta los números son interpretables

.

«Aquí encontré la felicidad y eso sí es un negocio rentable»

Estudió Derecho, trabajó en registros de la propiedad y en empresas de comunicación, siempre en Madrid, como urbanita confesa. Hasta que un día echó la vista atrás al pazo que su padres tenían en Meis, con un jardín que ya luce el título de Excelencia Internacional. Y decidió hacer de la naturaleza su empresa y su pasión. Han pasado cuatro años y Silvia Rodríguez Coladas es otra. Y es feliz.