Artículos deÁngel Paniagua

Los bancos lácteos de Vigo y Santiago alimentan a niños prematuros gracias a la solidaridad. «Cuando vi que producía de más, no me lo pensé», dice Sara, donante