Óscar Ramos Ayerra

El silencio marca la experiencia a bordo. Tan solo se escucha el ruido de rodadura o el aerodinámico a alta velocidad
El silencio marca la experiencia a bordo. Tan solo se escucha el ruido de rodadura o el aerodinámico a alta velocidad

De Arteixo a Madrid en 20 horas a bordo de un coche eléctrico

Viajar en estos vehículos supone tener que planificar el viaje en función de los mejores puntos de carga. En nuestro caso, aunque el recorrido lógico sería hacerlo por la A-6, nos vemos obligados a viajar por León, Valladolid y Segovia para llegar.

El silencio marca la experiencia a bordo. Tan solo se escucha el ruido de rodadura o el aerodinámico a alta velocidad
extravozon

Los doce elefantes rojos

Una caravana de doce autobuses diseñados por el arquitecto de sueños Harley Earl recorrieron, en los años 40 y 50, miles de kilómetros exhibiendo los últimos avances en ciencia y tecnología del gigante constructor de automóviles General Motors. Era una especie de salón tecnológico itinerante que acercó el futuro a millones de hogares rurales de EE.UU, México y Canadá.

El silencio marca la experiencia a bordo. Tan solo se escucha el ruido de rodadura o el aerodinámico a alta velocidad
ON MOTOR

El «Nautilus» de carretera

Bajo una lluvia intensa y casi volando por las húmedas calles de la Venecia del siglo XVIII, así es como todavía pervive ?después de 15 años? en la retina de muchos aficionados a las cuatro ruedas una de las escenas icónicas de la película «La Liga de los Hombres Extraordinarios», donde este peculiar vehículo del capitán Nemo se convertía en un codiciado objeto de coleccionista.

Originalmente no tenía faro ni suspensión trasera. Casi hay que ser una especie de malabarista para conseguir cambiar de marcha aunque para Ramón, su actual dueño, no tiene ningún secreto
Originalmente no tenía faro ni suspensión trasera. Casi hay que ser una especie de malabarista para conseguir cambiar de marcha aunque para Ramón, su actual dueño, no tiene ningún secreto

Las peripecias de una belga en Buño

Matriculada con el número 3.033 y con la C de Coruña, esta motocicleta de la marca FN, construida en Bélgica en 1928, llegó a Galicia un año después y estuvo más de 50 años recorriendo incansable la costa noroeste coruñesa, primero como moto del cura de Buño y después como vehículo de correos. Hoy, con 90 años recién cumplidos por fin descansa cerca de carballo, ya restaurada, bajo la atenta mirada de su conservador, Ramón, un apasionado de las motos antiguas

Originalmente no tenía faro ni suspensión trasera. Casi hay que ser una especie de malabarista para conseguir cambiar de marcha aunque para Ramón, su actual dueño, no tiene ningún secreto

Las peripecias de una belga en Buño

Matriculada con el número 3.033 y con la C de Coruña, esta motocicleta de la marca FN (abreviatura de Fabrique Nationale), construida en Bélgica en 1928, llegó a Galicia un año después y estuvo más de 50 años recorriendo incansable la costa noroeste coruñesa, primero como moto del cura de Buño y después como vehículo de correos. Hoy, con 90 años recién cumplidos por fin descansa cerca de carballo, ya restaurada, bajo la atenta mirada de su conservador, Ramón, un apasionado de las motos antiguas.

Originalmente no tenía faro ni suspensión trasera. Casi hay que ser una especie de malabarista para conseguir cambiar de marcha aunque para Ramón, su actual dueño, no tiene ningún secreto

Las peripecias de una belga en Buño

Matriculada con el número 3.033 y con la C de Coruña, esta motocicleta de la marca FN (abreviatura de Fabrique Nationale), construida en Bélgica en 1928, Llegó a Galicia un año después y estuvo más de 50 años recorriendo incansable la costa noroeste coruñesa, primero como moto del cura de Buño y después como vehículo de correos. Hoy, con 90 años recién cumplidos por fin descansa cerca de carballo, ya restaurada, bajo la atenta mirada de su conservador, Ramón, un apasionado de las motos antiguas.

Originalmente no tenía faro ni suspensión trasera. Casi hay que ser una especie de malabarista para conseguir cambiar de marcha aunque para Ramón, su actual dueño, no tiene ningún secreto
on

El Pontiac fantasma

Fue el primer coche completo transparente del mundo. La utilización de plexiglás permitió construir un vehículo único y solo para ser exhibido en el salón del automóvil de Nueva York de 1939. Fue un éxito no solo por permitir ver las entrañas del coche, sino por ofrecer un aspecto casi fantasmagórico gracias a la utilización de colores blancos, cobres o cromados en su interior. Desde entonces forma parte de la historia del automóvil