Artículos deDiego Pérez

Los primeros expedientes a las navieras por burlar el cupo de visitantes a las islas se remontan al 2011, pero la tibieza de las sanciones ha favorecido la reincidencia en un negocio que mueve más de 10 millones de euros al año.