Abel Caballero: «No hay motivos para dejar sin recursos a 8.100 ayuntamientos de todos los colores»

El presidente de la FEMP carga contra el PP y los nacionalistas catalanes por la derrota del Gobierno


Vigo / la voz

Podría decir que la oposición se ha unido para darle un bofetón indirectamente a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), pero no lo dice. Al menos así. Abel Caballero, presidente del organismo y alcalde de Vigo, ve incomprensible que el Congreso tumbase este jueves el decreto ley sobre los remanentes, que deja a los consistorios sin 15.400 millones.

—No había motivos para dejar sin recursos a 8.100 ayuntamientos de todos los colores. Yo oí decir no a la incautación. Vigo tiene en estos momentos 80 millones incautados en los bancos por la ley Montoro, que no puedo tocar. Y pago cada año 200.000 euros en intereses. Los bancos están encantados: los ayuntamiento les vamos a pagar 70 millones este año y otros 70 el próximo. Es un disparate.

—Imagino que la derrota aún escuece porque no es una cuestión menor. ¿Cómo lo van a arreglar?

—Es de una enorme dimensión. Los ayuntamientos perdimos en esa votación 15.400 millones de euros. Lo primero es que respondan quienes nos lo quitaron; lo segundo, claro, que hay que recomponer la situación.

—Muchos argumentan que el Gobierno se quería financiar a costa de los ayuntamientos, que no había garantías de que les devolviesen el dinero.

—La garantía está en el decreto ley. Las leyes no se pueden vulnerar. Había una ley del PP que prohibía utilizar los remanentes y aquí se decía: ‘usted va a poder utilizarlo de la única manera posible, me los entrega y va a poder utilizarlos’. Al Gobierno esto le cuesta de entrada 5.000 millones sin haber recibido los remanentes, y a partir de ahí paga los intereses negativos. Es todo bueno para los ayuntamientos, no hay nada malo. ¿Por qué se los tenemos que entregar para que nos los devuelva? Porque alguien se tiene que quedar con el déficit y los ayuntamientos no podemos.

—Un decreto ley también se puede modificar...

—Correcto, pero como trámite de ley. El decreto ley se vota sí o no. El grupo mayoritario del Gobierno dijo que hacía la tramitación y apoyaba esta enmienda. Ellos votaron a todo o nada y encima de la mesa tenían soluciones intermedias. Había siete puntos de acuerdo: 400 millones para transporte, el acceso a fondos europeos, el superávit del 2018 y 2019, incrementar los ingresos a cuenta... Podíamos dejar congelado el remanente y el fondo de 5.000 millones si había desacuerdo. El desacuerdo real fue cómo se reparten los 5.000 millones, porque algunas ciudades grandes dijeron ‘yo quiero más’.

—Esas ciudades grandes pedían más dinero. Muchos quieren gastar a corto plazo por el covid.

—Esto ya era a cortísimo plazo. Con la última propuesta (60 % por población y 40 % por remanentes), se podían gastar en quince meses 5.000 millones de euros. Es gasto inmediato. De esos, 2.000 habría que gastarlos de aquí a diciembre.

—Han votado en contra fuerzas muy distintas del arco parlamentario. ¿Por castigar al Gobierno?

—Algunos querían decir no por encima de todo. El PP va a votar a todo que no. Yo escuché la valoración de Casado, que hablaba de Gobierno débil cuando acababan de quitarle recursos a 8.100 ayuntamientos de todos los colores. Y yo creo que hay grupos de Cataluña que van a decir no por la situación especial en la que están, sectores nacionalistas en estos momentos no van a votar nada que tenga que ver con el resto de España porque hoy [por ayer] es la Diada y seguramente había características ahí, como entregar recursos al Gobierno de España, que no le gustan. Ciudadanos, en el momento final, estaba considerando la abstención. El PNV no tenía una posición radical en contra. Ahora tenemos que recuperar a los que nos dijeron que no. Tiene una importancia tremenda.

—¿Y cómo se recompone esto?

—Yo voy a intentarlo. He convocado una junta de portavoces para el lunes a primera hora y quiero que cada uno me diga ahí su posición. Voy a retomar aspectos que había en el decreto que son muy buenos para tratar de reincorporarlos en el ámbito municipal. Por ejemplo, ¿hay alguna duda de que era bueno recibir 400 millones en el transporte? Tratemos de recuperarlos.

«Al PP le encantaría que yo me fuera, pero gané. El triunfo del PSOE fue extraordinario»

Niega la máxima de que el organismo que representa a todos los ayuntamientos españoles funciona por acuerdos.

—En agosto se rompió el consenso en la propia FEMP, cuando usted echó mano de su voto de calidad como presidente para sacar adelante la propuesta de los remanentes.

—Sí, no había consenso. Igual que tantas veces.

—¿Y no era eso un aviso de que podía descarrilar luego en la tramitación parlamentaria?

—Sí, correcto, pero no había una alternativa. La alternativa era no votar nada. Si la minoría dice ‘o votas lo que digo yo o voto en contra’, era no hacer nada. Insisto: el jueves teníamos 15.400 millones y hoy tenemos cero.

—¿Queda tocada la FEMP?

—El PP abandonó la FEMP durante dos años, en el 2008 y 2009 no fue a las ejecutivas. En el 2013, yo mismo presenté un recurso de inconstitucionalidad contra las leyes de Montoro. En la FEMP ha habido crisis gravísimas. Es una leyenda urbana eso de que en la FEMP todo es por unanimidad. No, es un organismo vivo, con muchos desacuerdos. Salió con voto de calidad igual que el presupuesto de Madrid.

—¿Teme que le cuestionen como presidente sus homólogos?

—Al PP le encantaría que yo me fuera, pero desafortunadamente para ellos gané. Tenemos 16.000 votos en la FEMP y ellos no llegan a 8.000. El triunfo del PSOE en las municipales fue extraordinario. Tenemos una mayoría aplastante e hicimos muchos gestos, les dejamos sitios nuestros en la asamblea a otros grupos, pero lo que no puede ser es que las minorías veten, eso es profundamente antidemocrática.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Abel Caballero: «No hay motivos para dejar sin recursos a 8.100 ayuntamientos de todos los colores»