Sara Cabrero

Google y Amazon no son perfectos

Los algoritmos que deciden qué queremos comprar o artículos queremos leer cada vez que hacemos alguna consulta a los gigantes de la web también tienen errores. Sus sistemas mejoran y depuran sus fallos aprendiendo del comportamiento que tienen los usuarios