Susana Luaña Louzao

.

«Falta profesionalidad, como el mejillón se vende solo...»

Hija de emigrantes y miembro de una familia con agallas, no tiene pelos en la lengua, y lo mismo que reconoce sus errores, critica los de los productores y los de los empresarios del sector; y sin embargo, le apasiona el mar y la empresa, por eso apostó por crear un cocedero de marisco en la ría de Arousa, al lado de otros que cerraban y en un mundo masculino que no le amedrenta en absoluto