La Casa de los Oficiales de la Marina

Oleksandr Pronkevych
Oleksandr Pronkevych DIARIO ÍNTIMO DE LA GUERRA

INTERNACIONAL

Flores entre los escombros en Mykolaiv
Flores entre los escombros en Mykolaiv Tatiana Viaznikova

04 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Ningún otro edificio en Mykolaiv refleja el destino de la ciudad tan perfectamente como la Casa de los Oficiales de la Marina. Construido en estilo clasicista en 1824 por orden del almirante Alexei Greig, este pequeño palacio durante 100 años llevaba el nombre de la Casa de Capitanes y Comandantes. En esta primera etapa de su historia el edificio representaba la idea imperial rusa. Su sala servía para reuniones de los miembros de la Asamblea de la Nobleza y funcionaba como un club de los oficiales de la marina y de sus familias y con el paso del tiempo se hizo la sede la Asamblea de la Marina. Allí se realizaban actos solemnes, recepciones, bailes y conciertos y se daban clases a los cadetes. La Casa de Capitanes y Comandantes disponía de una biblioteca rica. En el período soviético el edificio cambió de nombre y se llamó la Casa de Cultura de la Marina y se usaba como un centro de cultura, educación y ocio de la Marina soviética, es decir, como una herramienta de la propaganda comunista militar. En el período de la Ucrania independiente, el edificio se desmilitarizó, como se desmilitarizó Mykolaiv. A partir del 2004 obtuvo su nombre actual —la Casa de los Oficiales de la Marina (COM), sin embargo, se convirtió en un centro de actividades voluntarias que no tenían nada que ver con la idea de la guerra— para proyecciones de cine, acciones festivas, la creación de la comunidad de los ciudadanos activos... Las autoridades de la ciudad tienen entre sus planes el proyecto de cambiar el nombre del edificio otra vez para que este último sea la Casa Popular de Mykolaiv con salas de conciertos y conferencias y una nueva biblioteca. Por los cambios de los nombres del edificio se puede estudiar la evolución de las identidades de la ciudad.

Desde el 24 de febrero, cuando empezó la guerra, la Casa de los Oficiales de la Marina se hizo el hub de la distribución de la ayuda humanitaria. Los mismos voluntarios que proyectaban películas se ocupan de ayudar a los militares y civiles y de evacuaciones de población. Su predestinación cultural también se ha reanimado. La red de la cooperación y de la solidaridad está creciendo alrededor de la COM y está produciendo las ideas de los proyectos creativos. Uno de ellos es el festival de cine en sótanos del que escribí en uno de mis textos.

La Casa de los Oficiales de la Marina es el símbolo de la resiliencia de Mykolaiv. A pesar de estar en el centro de los bombardeos crueles, bien conocidos ahora gracias a la prensa, y la amenaza constante de morir, sus voluntarios están planeando ampliar el programa de proyecciones de cine y están organizando nuevos proyectos culturales ambiciosos para mantener el ánimo de los defensores de Mykolaiv y para hacer visible la tragedia de la ciudad en todo el mundo.