El papel de los hispanistas de Ucrania en la guerra con Rusia

Oleksandr Pronkevych
Oleksandr Pronkevych DIARIO ÍNTIMO DE LA GUERRA

INTERNACIONAL

Un niño hojea un periódico en un gimnasio reconvertido en refugio en la ciudad de Leópolis, en el oeste de Ucrania
Un niño hojea un periódico en un gimnasio reconvertido en refugio en la ciudad de Leópolis, en el oeste de Ucrania

La organización que reúne a los profesores de lengua española se ha convertido en altavoz de Ucrania en el mundo hispano

13 mar 2022 . Actualizado a las 19:53 h.

AHIUcr es la abreviatura que se usa para denominar a la organización no gubernamental que reúne a profesores de lengua española. Su nombre completo es Asociación de Hispanistas de Ucrania. Creada para difundir el interés en el español en mi país, en los tiempos de la guerra este grupo profesional se ha hecho portavoz de Ucrania en el mundo hispano.

Durante largos años la imagen de Ucrania en España ha sido vaga. Los ucranianos se percibían como un grupo de inmigrantes trabajadores poco distinguibles de los rusos. La propaganda de Putin con sus conceptos tóxicos ha penetrado muy profundamente en la conciencia y subconsciencia colectivas españolas. La confirmación de esta tendencia es la participación de algunos españoles en la guerra en el Dombás en el 2014 en las tropas prorrusas bajo la bandera de la Segunda República y el lema «¡No pasarán!».

Todo cambió tres o cuatro semanas antes de la guerra. Por primera vez en la historia entre nuestros países, un equipo grande de periodistas españoles desembarcó en Ucrania. Al mismo tiempo, a la dirección electrónica de AHIUcr, a nuestras direcciones personales, a nuestras cuentas de Whatsapp... llegaban decenas de peticiones de entrevistas, artículos, comentarios, porque somos la única organización ucraniana que sabe hablar, escribir y pensar en español. La junta directiva de AHIUcr se dirigió a sus socios alentándolos a colaborar con los periodistas. Muchos colegas ya estaban actuando sin esperar instrucciones por parte de la junta. Como resultado, en el momento en el que estalló la guerra, la red comunicativa ya estaba construida. En todas las ciudades donde se enseña español en escuelas y universidades está un ucraniano hispanohablante (en muchos casos dos o tres o cuatro personas) disponible para comentar eventos.