Triste final de curso universitario en este 2022

Oleksandr Pronkevych
Oleksandr Pronkevych DIARIO ÍNTIMO DE LA GUERRA

INTERNACIONAL

Un boletin de notas, en la destruida  Universidad de Jarkov .
Un boletin de notas, en la destruida Universidad de Jarkov . IVAN ALVARADO | Reuters

26 jun 2022 . Actualizado a las 20:15 h.

La ciudad de Nicolás está de nuevo en apuros. Los rusos están lanzando como locos cohetes y misiles. Los bombardeos son más intensivos que nunca. El jueves, cayeron siete cohetes —uno de ellos dio en un tanque de combustible, provocando un incendio que los bomberos tardaron horas en apagar—. El viernes llegaron los misiles de alta precisión. Este sábado el día comenzó en Mykolaiv con una lluvia de misiles. Los bombardeos son torturas sádicas que los rusos practican con sincronización impecable: por la mañana, al mediodía y a la noche. Los ciudadanos lloran de horror y no pueden dormir porque no se sienten seguros. Cada explosión trae nuevos muertos y heridos. 

En estas condiciones, las universidades de Mykolaiv finalizan el año académico con los exámenes estatales —así se llama la prueba final con la que se culminan los estudios—. Hemos tardado dos meses en preparar esa prueba en medio de la guerra. Iniciamos el proceso localizando a los estudiantes. Cuando se ponían en contacto con nosotros, nos contaban sus historias. Algunas de ellas daban escalofríos. ¿Cómo puede pasar el examen estatal un estudiante desde la región de Jersón, ahora ocupada por los rusos, que han desconectado internet y están aterrorizando a la población? Es una pregunta retórica. Los profesores tienen que seguir haciendo su labor: educar a los jóvenes. Mandamos las instrucciones, manuales, materiales didácticos por WhatsApp o Telegram a los estudiantes, esperando que tarde o temprano puedan ir a un sitio con cobertura y recibir todo el material, hacer sus trabajos y reenviarlos cuando puedan.

Por fin llegó la temporada de exámenes estatales. En Ucrania, se realizan de forma oral y presencial. Este año ni siquiera la opción virtual fue posible porque muchos estudiantes no tienen acceso a internet. Guardamos las preguntas en la plataforma Moodle y dimos a los estudiantes 24 horas para escribir sus respuestas. Tras evaluar sus trabajos, nos reunimos con ellos en un encuentro virtual, en el que el jefe del comité de exámenes estatales les comunicó las notas. Llevo 30 años ocupándome de estas pruebas, pero nunca he experimentado tanta tristeza como este año. La invasión rusa ha destruido las vidas de millones de ucranianos. ¿Qué decir entonces de los exámenes, aún cuando sean estatales?