Ucrania en la revista «TTAK»

Oleksandr Pronkevych
Oleksandr Pronkevych DIARIO ÍNTIMO DE LA GUERRA

INTERNACIONAL

Soldados ucranianos llevando armas en el frente de Járkov
Soldados ucranianos llevando armas en el frente de Járkov THOMAS PETER | REUTERS

12 jun 2022 . Actualizado a las 09:54 h.

La revista TTAK ha publicado ensayos e imágenes dedicados a Ucrania.

Con las imágenes todo está bien. Incluyen ilustraciones de las obras de artes visuales creadas por los estudiantes de la Universidad del País Vasco y por artistas ucranianos. La selección se abre con el dibujo conmovedor de Alessandra Alonso: una mujer ante una alta reja metálica deja a un pajarito ir al aire. Los ojos de la mujer están tristes, en la mochila se ven dos cintas: una amarilla y otra azul. Es Ucrania que pide la libertad. Patricia Billalabeitia ha dibujado un edificio de cinco pisos con el tejado destrozado por un misil. Una mujer y una chica están mirando las ruinas de su casa. La gráfica de la imagen transmite perfectamente el dolor agudo de millones de ucranianos que se quedaron sin hogar. Las vistas panorámicas de Kiev, la ciudad eterna, creadas por Tatiana Katrine Larsen Cajide, son impresionantes. En mi ensayo, que La Voz de Galicia publicó el 10 junio, aparecen las imágenes de los girasoles que simbolizan la resiliencia de Ucrania (el dibujo de Lucía Vázquez de Prada), la belleza femenina (dos viñetas de Iratxe Yarritu) y la imagen dramática de una chica asustada que trata de salvarse de la guerra en un campo de girasoles (la acuarela de Maitane Echevarría). Natalia Moussienko en su ensayo cuenta cómo los artistas reflejan en sus obras el heroísmo de los ucranianos. Llaman la atención las tres figuras femeninas creadas por Konstantin Kachanovsky. Todas llevan trajes folklóricos. Una mujer joven y hermosa con gafas negras tiene una metralleta en sus manos. Otra, más madura, está experimentando la tragedia: el fuego está destruyendo su casa. Y la tercera es la chica en el campo de girasoles: ella está gozando de su belleza a pesar de todo. La selección se completa con el cartel de Andriy Yermolenko: el escudo ucraniano estilizado como calavera mexicana rodeada con espadas. «Kiev sigue resistiendo», dice el lema.

Sin embargo, todo lo arruinan las palabras escritas en el ensayo 85 años de Guernica y aún no hemos aprendido de Antonio Meléndez. El texto suena como manifiesto dirigido «no solo contra la guerra de Ucrania sino contra todas ellas». En las observaciones del autor me han herido profundamente dos oraciones: «Tampoco nos parece que la solución a esta guerra, o a las guerras en general, sea enviar allí más armas o bombas. Eso es alimentar a la bestia». ¿Quién es la bestia? Del contexto puedo deducir que es Ucrania porque a ella el Occidente está enviando «más armas y bombas» Me parece que A. Meléndez expresa la idea que para acabar con la guerra debe dejar a Ucrania sin armas: dejarla cara a cara con Putin sin ayuda. El autor cree que Putin exterminará a nuestro país y llegará la paz. ¡Qué ingenuidad! En realidad, algunos europeos no han aprendido nada. Putin no parará en Ucrania y atacará a otros vecinos suyos.

La parte ucraniana de TTAK ha salido contradictoria.

Anteriores entregas

10 de junio Los girasoles, el símbolo de Ucrania