El desfile de las orquestas bajo el sonido de las alertas aéreas

Oleksandr Pronkevych
Oleksandr Pronkevych CATEDRÁTICO DE LITERATURA ESPAÑOLA EN LA UNIVERSIDAD DE MYKOLAIV

INTERNACIONAL

DARRIN ZAMMIT LUPI | REUTERS

29 jun 2022 . Actualizado a las 09:56 h.

El domingo pasado mis amigos me invitaron a un desfile de orquestas. El evento fue planeado para el 21 de junio, con motivo de la fiesta de la música que se celebra en Leópolis por el solsticio de verano, pero este año, la ciudad estaba de luto y se oficiaban funerales por los militares ucranianos muertos. Sin embargo, la gente necesita momentos de ocio en los que se pueda disfrutar de la música y el evento tuvo lugar el 24 de junio. 

Descubrí que la guerra había establecido una distancia con la vida normal. Una chica tomando un caramelo, un chico sonriendo, los cisnes en el estanque, el verdor de los árboles, la paz del bosque, los fenómenos cotidianos normales ahora los veo como desde lejos y como algo que llega de otro planeta que ya no es el mío. Así miraba yo el desfile de las orquestas. Los músicos jóvenes, vestidos con sus trajes folclóricos, marchaban por el parque Stryiskyi tocando un popurrí de melodías populares. El efecto que me producía la música era extraño: los temas conocidos me llenaban de alegría y, al mismo tiempo, me provocaban lágrimas nostálgicas por el pasado perdido, por la ciudad de San Nicolás, severamente martirizada por los rusos, por mi universidad, que está preparándose para ser evacuada. Eran lágrimas de alivio, que diluían el peso que soportaba el corazón. En el pasado, casi nunca lloraba escuchando música. Pero la maldita guerra ha convertido el control del llanto en un desafío insuperable.

La fiesta duró dos horas. Era un regalo del destino en un día caluroso en plena guerra. Las sirenas sonaron cuando nos sentamos para comer unos helados. Tuvimos suerte: la alerta aérea no nos había arruinado el domingo. Cuando el desfile llegó al lugar donde se habían reunido los espectadores y otras orquestas, uno de los organizadores de la fiesta, en su discurso de bienvenida, nos saludó con las siguientes palabras: «Espero que consigamos intercalar nuestro desfile en el intervalo entre las sirenas». Lo dijo porque los últimos días, incluso el domingo pasado, cuando se celebraba la fiesta de la música, Ucrania estaba aterrorizada por el lanzamiento de docenas de misiles rusos en todas las regiones del país. Como resultado, estamos usando una nueva medida del tiempo: el intervalo entre las sirenas. Llega un bombardeo y corremos a los refugios o los sótanos. Cuando la alarma termina, subimos a la superficie, regresamos a nuestras oficinas, casas, exámenes, deberes, quehaceres y obligaciones, que tratamos de completar lo más rápido posible antes de que tengamos que huir de nuevo para salvarnos del siguiente ataque aéreo.