Montse Carneiro

La anómala posición del anticiclón de Azores desencadena un verano inestable en Galicia

La tendencia observada en lo que va de julio apunta a una situación más fría y lluviosa que la media climática Por una vez los prudentes meteorólogos han dado la respuesta que los gallegos querían oír: esto no es normal. En el norte de Galicia el verano no ha empezado y la tendencia observada en lo que va de mes por los físicos de la Universidad de Santiago apunta a una situación más lluviosa y fría (hasta dos grados menos) que la habitual en esta época. Ni siquiera las Rías Baixas se libran del descenso de temperaturas.

«No doy la talla para conselleiro»

Jorge Domínguez, alcalde independiente de Meaño que ayer ingresó en el PP Jorge Domínguez era un hombre independiente y apreciado por sus vecinos. Siendo funcionario municipal, un día se enfadó con el alcalde y decidió «en plan cachondo» presentarse a las elecciones. Debía de ser apreciado, sí, porque arrasó. Presentó un programa para ocho años y, al cabo de ese tiempo, pensó su retirada. «Claro, si nos íbamos ¿quién iba a quedar? El PP, así que seguimos». Pero por aquel entonces ya le había entrado «la cosa esa del sillón del poder, que no sé si es antrax o qué». Y así fue que pasó lo que pasó. El PP lo codició y él se dejó querer. Ayer perdió su independencia delante de las cámaras.

París de Noia, el riguroso directo

Qué calor. Al ladito de una piscina y sin un mísero árbol bajo el que refrescarse. Ni un banco donde tomar asiento. Pero qué calor. Los músicos ya están sudando y ni siquiera han empezado. Mucho cemento en O Milladoiro. Los edificios son tan jóvenes y hay tantos por estrenar que aquí nadie se acuerda del factor humano, que lo importante es el factor humano, que lo dijo un viejito el otro día en Herbón.

Galicia afronta el siglo XXI con un dinamismo que le sitúa en el mejor momento de su historia

La cohesión social y el avance económico deben hacerle frente a la crisis demográfica y el abandono del medio rural La situación general de Galicia al arranque del siglo XXI se distingue por un dinamismo social inimaginable hace apenas dos décadas. Al amparo del autogobierno se ha articulado una nueva sociedad, más cohesionada, que pone fin a un atraso secular y sitúa a la comunidad en el mejor momento de su historia. Nunca se estudió tanto, nunca hasta ahora se habían universalizado los bienes y servicios. En 1997, el número de líneas telefónicas era de 942.000, duplicando a las de quince años atrás; e igual avance experimentaron las matriculaciones de vehículos: frente a las 3.071 mensuales de 1981 están las 6.600 de hoy. Las estadísticas, veinte años después, son concluyentes.

«Es difícil sacar conclusiones de un caso tan extraordinario como el de la nigeriana»

Enrique Fernández-Miranda, delegado del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración Enrique Fernández-Miranda no saca conclusión alguna del caso de Grace Akika, la joven nigeriana que fue tratada como una esclava por un hostelero lucense y, no obstante, decidió voluntariamente regresar con su maltratador. «Es un caso tan extraordinario que resulta difícil ir más allá de las relaciones personales». El político admite que nunca sobran recursos para integrar a los inmigrantes, sobre todo si son parte del círculo vicioso de la prostitución y el tráfico de personas, pero propone una alternativa: «El círculo virtuoso», la filosofía de esa polémica ley que cataloga la inmigración en tres tipos: laboral, de asilo y refugio.

Más de doscientos municipios carecen de arquitecto para evaluar los proyectos de obra

Cubren sus necesidades de asesoría técnica con aparejadores, que no tienen competencias sobre urbanismo o estructuras Ningún concello de Galicia concede licencias de obra si el proyecto no está visado por el Colegio Oficial de Arquitectos. «Es que no se atreven, si nos enteramos los llevamos a los tribunales y ganamos seguro», advierte Enrique Urdiales, secretario del COAG. El visado es una obligación del ayuntamiento, un deber del propio arquitecto y la primera garantía técnica de la obra. Sin embargo, hay otras carencias, otros incumplimientos, que guardan estrecha relación con la presencia o no de arquitectos en los concellos. Desde la libre concesión de licencias a la construcción por cuenta propia. Ocurre en 216 municipios, los que no tienen arquitecto ni por horas.