La Xunta condiciona la reforma del jardín de San Carlos de A Coruña a los estudios que aconseja la Unesco

M. CARNEIRO A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

CESAR QUIAN

Patrimonio Natural ordenó en enero la realización de análisis previos del suelo y del sistema radicular de los olmos protegidos para autorizar la obra propuesta por el Ayuntamiento

19 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los olmos del jardín de San Carlos también preocupan en Santiago. Cuatro meses antes de que la Unesco alertara del riesgo para la supervivencia de los árboles que entraña la reforma promovida por el Ayuntamiento de A Coruña, el Comité das Árbores Senlleiras emitió un informe en el que condiciona la obra a una serie de medidas previas entre las que se encuentran las recogidas por el organismo internacional en su dictamen de mayo.

La resolución salió de la Dirección Xeral de Patrimonio Natural el 11 de enero y ordena al gobierno local que realice un estudio de las raíces de la única olmeda catalogada (BIC) de Galicia, un análisis fitopatológico del suelo del antiguo baluarte y una modificación del proyecto -o «respuesta razonada»- sobre objeciones que plantea al empleo de varias especies protegidas, invasoras o tóxicas.

Ante ciertas actuaciones contenidas en el proyecto que según Medio Ambiente pueden afectar a los 20 ejemplares de Ulmus x hollandica Mill. incluidos en el Catálogo Galego de Árbores Senlleiras, «como é o transplante das palmeiras e dos camelios», debe realizarse «con carácter previo un estudo que avalíe o impacto sobre o sistema radicular e garanta a non afección», resuelve Medio Ambiente en relación con el punto más controvertido del proyecto -también para el Icomos-, que tiene que ver con la ausencia de un análisis exhaustivo sobre el estado y ubicación de las raíces que permita actuar en la superficie con seguridad.

A la Xunta también le preocupa la posible presencia de hongos patógenos que, en caso de confirmarse, condicionaría algunas de las medidas propuestas, por lo que insta al Ayuntamiento a que elabore «un estudo fitopatolóxico completo» del suelo del jardín. Desaconseja la «implantación de amplas superficies de céspede», ya que requieren aportación de grandes cantidades de agua para riego y abonado periódico.

Y en un capítulo aparte, reclama al gobierno de Inés Rey que envíe a la consellería el proyecto modificado o una réplica argumentada sobre tres cuestiones menores y una cuarta capital, la recuperación de la traza original (1834) con ocho parterres, «se é posible e pouco daniño para a formación senlleira», indica el comité, que con más contundencia «limita a actuación ao tratamento fitosanitario e abonado, melloras edáficas e a eliminación das especies en mal estado fitosanitario, renovando aqueles espazos que queden libres». 

Especies en cuestión

La utilización de un helecho, Dryopteris atrata, con grandes necesidades hídricas, que desaconseja; la plantación de la Datura arborea -«dubídase da oportunidade da súa inclusión por tratarse dunha especie tóxica», advierte-, y la elección de Pennisetum alopecuroides, muy próxima a otras del mismo género incluidas en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, que deberá sustituirse, también suscitan dudas en Medio Ambiente. 

Helechos desautorizados

El proyecto incorpora al jardín tres helechos amenazados que Patrimonio Natural directamente no autoriza mientras no se justifique la posible excepción a la prohibición de «posuír, naturalizar, vender, comerciar ou intercambiar, ofertar con fins de venda ou intercambio, importar ou exportar exemplares» de estas especies vulnerables.

La alcaldesa dice que el Icomos usa «argumentos artificiales basados en falsedades»

El dictamen del Icomos (Unesco) sobre el proyecto de reforma del jardín de San Carlos «es inadecuado e impreciso y usa argumentos artificiales basados en falsedades que no se recogen en el proyecto, así lo dice el contrainforme elaborado por Pedro Calaza, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos y miembro del comité de expertos de la Escuela Gallega del Paisaje». El contenido de este informe fue citado en la mañana de ayer por la alcaldesa, Inés Rey, que mostró su sorpresa en el programa Cita en María Pita, de Radio Voz, por el contenido del citado documento del Icomos, que consideró falto de rigor y, añadió, «se elaboró no se sabe a instancias de quién». El Icomos es un comité internacional con sede en París que evalúa las candidaturas a patrimonio de la humanidad de la Unesco, y que aprobó la de la torre de Hércules.