La Grecia del Caribe entra en pánico

El país se declara en bancarrota ante la imposibilidad de pagar los 66.000 millones de euros que adeuda a sus acreedores; una troika supervisa ya las finanzas del Estado