Bolsonaro recibe a Joe Bolton en Río y coloca a Brasil en la órbita de EE.UU.

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

Revela que hablaron de Venezuela y asegura que tienen que tomar medidas

30 nov 2018 . Actualizado a las 08:09 h.

Ni Joe Bolton ni Jair Bolsonaro han querido o podido esperar más. El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. aprovechó su desplazamiento a Buenos Aires, donde participará este fin de semana en la cumbre del G20, para hacer escala en Río de Janeiro, conocer en persona y sondear al próximo presidente de Brasil a pesar de que todavía falta un mes largo para que este tome posesión del cargo. En un gesto que tal vez preludia cuál puede ser la relación futura entre los dos gigantes del continente americano, el ultraderechista recibió al halcón de la Casa Blanca con un aparatoso saludo marcial. La satisfacción que le produjo al consejero de Donald Trump la conversación quedó reflejada en un tuit que escribió poco después: «Disfruté».

El ultraderechista cree que Trump puede asistir a su investidura el próximo enero Tanto en la época de Lula y de Rousseff como después, durante el accidentado período de Temer que está a punto de expirar, Brasil desplegó una política exterior independiente de la de EE.UU. que, sin ser abiertamente hostil, se tradujo en una amplia autonomía de criterios por lo que respecta a América del Sur, donde ayudó primero y después apretó pero no ahogó al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Ambas premisas han quedado vistas para sentencia. Bolsonaro es un ferviente admirador de Trump y no oculta su intención de acoplar la diplomacia de su país con Washington en su propósito de aislar a los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, a los que Bolton llamó semanas atrás la «troika de la tiranía» en las Américas.

«Tenemos que buscar soluciones para Venezuela. Hay que tomar medidas», afirmó Bolsonaro tras el encuentro con el norteamericano. «Haremos lo posible por resolver la crisis por las vías legales y pacíficas porque sentimos el reflejo de la dictadura instalada en Venezuela», agregó. Según confesó, coincidió con Bolton en que los 80.000 cubanos instalados en Venezuela «son un agravante». «Nuestra diplomacia va a actuar en Venezuela», amenazó sin concretar más medidas.