Fin a los ocho años de odisea griega

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

ECONOMÍA

Yorgos Karahalis | Reuters

Atenas deja atrás la mayor operación de rescate de la historia, con casi 400.000 millones entre préstamos y quitas

19 ago 2018 . Actualizado a las 16:18 h.

«La crisis griega ha acabado esta noche en Luxemburgo». Así lo resumió el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, el 21 de junio, después de que, tras seis horas de reunión, el Eurogrupo cerrara las condiciones finales del rescate heleno. «Es un momento histórico para Grecia y para la eurozona».

Y el próximo martes se hará efectivo ese final. Cuando se cumplan ocho años, tres meses y 19 días del primer rescate, el país escribirá la primera página de su historia de nuevo en solitario. A partir de ahora volverá a financiarse en los mercados, sin muletas financieras. Atrás quedará la odisea de un salvamento que se tradujo en más de 273.000 millones en préstamos -la mayor operación de rescate de un país- financiados por la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), además de una profunda herida social, resultado de los durísimos ajustes impuestos por Bruselas, de los que los griegos, notablemente empobrecidos, tardarán en recuperarse.

Préstamos por 273.000 millones

Pero hagamos memoria. La crisis griega -también la primera gran crisis del euro, que estuvo a punto de sucumbir- estalló en el 2010 con el colapso de las finanzas públicas del país, que entró en el euro falseando sus datos económicos. En este escenario, que los socios europeos se convirtieran en salvavidas era la única salida para evitar un desastre aún mayor. Con picos de tensión en el 2012 (Grecia tuvo un pie fuera del euro) y en el 2015 (a punto de ser expulsada de la moneda única), el rescate -o rescates sucesivos- se cerró con más de 273.000 millones en préstamos, que frisan los 400.000 si se incluyen las quitas a los inversores privados.