Un menú de 25.000 euros

La polémica del gasto en comidas y bebidas abre un debate ciudadano en Ourense sobre la conveniencia de las asignaciones políticas