Sentarse a ver crecer la hierba

Oren Moverman no tiene el genio contemplativo de Éric Rohmer, pero su «estilo documental», su forma de tratar la ficción, capta la soledad urbana de una manera cierta