Natalia Moragues, nutricionista infantil: «Un trozo de tortilla que sobró de la cena es un buen desayuno para los niños»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

La dietista-nutricionista Natalia Moragues da algunas claves para volver a la rutina con hábitos saludables.
La dietista-nutricionista Natalia Moragues da algunas claves para volver a la rutina con hábitos saludables.

La especialista elabora una lista de consejos de cara a la vuelta al cole y recuerda que «el mal hábito alimentario en la infancia viene, en gran parte, por la familia»

12 sep 2022 . Actualizado a las 17:43 h.

La vuelta al cole es sinónimo de rutina en muchos hogares españoles. Se retoman las actividades extraescolares, los desayunos con prisas o las meriendas en el parque después del horario lectivo. Para muchas familias, empezar septiembre con buen pie también supone retomar los hábitos alimenticios saludables que durante el verano quedaron en el cajón. Natalia Moragues es dietista-nutricionista y farmacéutica especializada en alimentación durante la infancia, así como autora del libro Empezar a comer sano, una guía práctica para instaurar el hábito entre los más pequeños. 

—¿A comer sano se aprende?

—Claro, es la única forma. Ahora, tenemos una disposición y una disponibilidad enorme de alimentos y productos. Entonces, si alguien va al supermercado, y simplemente, va comprando lo que más le llama la atención, es posible que coja un montón de cosas que no son de lo más saludable. O incluso, si se va a dejar llevar por los mensajes que aparecen en los envases del producto, puede que compre cosas peores u otras que parecen súper sanas, pero no lo son. Por ello, ese aprendizaje es muy importante. Incluso, convendría que en el colegio hubiera una asignatura de alimentación en la que se enseñe a comer, porque en verdad no sabemos. 

—¿Cómo de importante resulta el entorno familiar en este contexto? Me imagino, por ejemplo, a un niño de ocho años al que se le pone a dieta, mientras que los padres comen productos insanos. 

—A un niño no se le debe de poner a dieta, o al menos, tener ese concepto. Si alguien lleva a un niño a un nutricionista es porque tiene malos hábitos alimentarios, solo que el sobrepeso o la obesidad es la consecuencia. Por ello, tenemos que centrarnos en cambiarlos. El mal hábito alimentario en la infancia viene, en gran parte, por la familia. Así que como padres, tenemos que analizarnos a nosotros mismos. Es decir, si el peque está merendando donuts o picoteando unas patatas antes de comer porque su familia también lo hace, el problema no solo es del niño. Así que no sería justo que él viniese a consulta, le dijera que los helados, las galletas o las patatas fritas de bolsa son de consumo ocasional, y que sus padres lo siguieran haciendo. 

—Pienso en la dificultad que tienen algunos pequeños en comer verduras. ¿Cuáles son las claves para que empiecen a consumirlas?