Así hace la compra una nutricionista

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Istock

Prefiere reponer los básicos cada dos días, en lugar de ir una vez a la semana | Muchas verduras, frutas y legumbres, así come Paloma Quintana, dietista-nutricionista

04 abr 2022 . Actualizado a las 12:47 h.

La lista de la compra perfecta no existe. El patrón dietético de una persona —aunque en muchas ocasiones se podría hablar de familia—, dependerá del contexto de cada individuo, y sobre todo, de sus apetencias. Ni siquiera los nutricionistas, expertos del qué y cómo comer, tienen la respuesta indicada. «Es importante que se entienda que no por ser profesional en la materia, la lista de la compra tiene que ser perfecta», apunta Paloma Quintana Ocaña, dietista-nutricionista y tecnóloga de los alimentos, «sí que es cierto que a mí me apasiona el cuidarme, por lo que siempre me alimento de la manera más óptima posible. De ahí, que mi compra sea bastante estricta», apunta. La libertad a la improvisación la deja para cuando come fuera. 

Saber qué comprar bien puede considerarse un arte de la planificación. No es necesario volverse loco con la lista, aunque una mínima organización previa ayudará a no añadir al carro lo primero que se pase por la cabeza. Ahorro económico y medioambiental. «Yo siempre digo que la alimentación saludable empieza en una buena lista de la compra. De hecho, a mis pacientes siempre les facilito una con diferentes alimentos para que, si se quieren salir de su menú semanal, tengan más opciones», cuenta la experta. Para ella, esto es casi más importante que las recetas o cómo combinar los alimentos

Los carros hasta arriba de productos tampoco ayudan. «A mí no me gustan las compras tipo quincenales o semanales. Entiendo que esto no sea práctico para muchas personas, pero lo ideal sería hacerla cada día o cada dos», precisa Quintana. 

La profesional hace referencia a varias teorías según las cuales, «si no tuviésemos tanta comida en casa, evitaríamos picotear ante un estado de ansiedad o aburrimiento, lo que se ve ahora mucho cuando hay más teletrabajo. Además, así compraríamos en pequeñas cantidades lo que ayudaría a evitar el desperdicio», explica. 

Con esto en mente, y teniendo en cuenta que la lista semanal se ha de adaptar al contexto de cada persona, Paloma Quintana opta por hacer una compra «de básicos como el café, algunas frutas o verduras, y conservas» el sábado, y salir a por los productos frescos durante la semana. «Cuando quiero pescado, salgo y lo compro. Lo mismo para la carne. Si un día no puedo, no pasa nada, porque tiro de fondo de armario», explica la nutricionista.