¿Por qué hacer de tu plato un arcoíris es beneficioso para tu salud?

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Añadir vegetales de distinto color a tus platos asegura una gran cantidad de fitoquímicos.
Añadir vegetales de distinto color a tus platos asegura una gran cantidad de fitoquímicos. La Voz de la Salud

La pigmentación de los vegetales está causada por diferentes fitoquímicos, poderosos en la prevención de enfermedades

28 ago 2022 . Actualizado a las 16:49 h.

Más de una vez se ha dicho: «Haga que su plato tenga tantos colores como el arcoíris». O más, incluso. Que si rojo, naranja, amarillo o morado. Más allá de parecer un juego de niños con el que lograr que acaben su porción, son varios los estudios que confirman, que esta teoría puede ser efectiva. Especialmente, en lo que a salud se refiere. En la variedad del color está la riqueza de sus nutrientes. «Es un planteamiento con sentido desde el punto de vista de los vegetales. Los diferentes colores pueden indicar la presencia de distintas vitaminas. Por ejemplo, el naranja, amarillo y rojo suelen indicar que hay del tipo A. O los verdes, que denotan vitaminas del grupo B y poderosos antioxidantes», explica Saúl Sánchez, dietista-nutricionista. 

La estrategia para cumplir con esta dieta arcoíris consiste en escoger un amplio abanico de frutas y verduras basadas en su color. Un reciente metaanálisis, publicado en la revista Molecules, analizó 83 estudios previos, y sacó sus propias conclusiones. Los investigadores, todos procedentes de universidades australianas, ponían el debate sobre la mesa. 

Las frutas y verduras son el multivitamínico más esencial. Una ingesta inadecuada, y por lo tanto, insuficiente, es un factor de riesgo modificable que contribuye a la aparición de enfermedades transmisibles y no transmisibles. Para obtener su efecto, no solo importa cumplir con las ingestas recomendadas, «sino una mayor variedad en los tipos consumidos», apuntan los investigadores. Cuanto más amplio sea el abanico, menor será el riesgo de diabetes, cáncer y mortalidad general, así como mayor la función cognitiva. «La variedad se hace especialmente importante durante la infancia para favorecer el crecimiento y el desarrollo», detallan los autores. Algo esencial para que los buenos hábitos se mantengan en edad adulta. 

El estudio anglosajón analizó los efectos de cada uno de los pigmentos bioactivos asociados al color de cada verdura, los fitonutrientes. Incluyó los carotenoides, flavonoides, betalaínas y clorofilas. Si bien animaban a seguir investigando en la materia, la conclusión era clara. Un consumo basado en el patrón del arcoíris, con diferentes colores correspondientes a distintos vegetales, es sinónimo de ventaja. 

Más allá de fitonutrientes, los vegetales también contienen altas cantidades de vitaminas y minerales. Todos, con un efecto beneficioso sobre la salud contribuyendo a la prevención de ciertas enfermedades. Por ejemplo, si bien el aporte calórico de los primeros es nulo, son una bomba de color, sabor y bienestar. De hecho, cuanto más intenso sea el pigmento, más alto será el nivel de estos químicos.