¿Influye lo que comemos en la salud mental?: «Las personas que consumen ultraprocesados tienen más riesgo de sufrir depresión»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

El consumo de ultraprocesados se asocia a un mayor riesgo de depresión.
El consumo de ultraprocesados se asocia a un mayor riesgo de depresión. La Voz de la Salud

Son varios los estudios que relacionan la dieta mediterránea con un buen estado del cerebro, ¿cuáles son los nutrientes más importantes?

28 jun 2022 . Actualizado a las 18:22 h.

Pese a los avances tecnológicos, el cerebro sigue siendo todo un misterio. Al menos, para la población general. Supone, aproximadamente, el 2 % del peso de una persona y sin embargo, consume alrededor del 20 % de la energía corporal. 

Somos lo que comemos, y nunca mejor dicho, porque el cerebro tiene hambre y necesita alimentarse. O al menos, nutrirse. ¿Influye la dieta en nuestra salud mental? Y tanto. Eso sí, los efectos no llegarán de la noche a la mañana: «Lo que comemos importa, sobre todo, a largo plazo», explica Diego Redolar, doctor en Neurociencias, profesor de Neuropsicología en la Universitat Oberta de Catalunya y codirector del grupo Cognitive Neurolab

Más allá de que una dieta pobre en alimentos de calidad es un factor de riesgo para las conocidas enfermedades no transmisibles, desde hace unos años se tienen indicios de que la alimentación influye en nuestra salud mental. Y no es para menos, con cada trozo de brócoli, pimiento o salmón, ingerimos una serie de macro y micronutrientes que intervienen en el funcionamiento del sistema nervioso e inmune, por mencionar solo algunos de ellos. Una revisión de estudios del 2014 apuntó hacia esta dirección: «Una dieta alta en fruta, verdura, granos integrales y pescado podría reducir el riesgo de depresión, lo que indica que la intervención dietética tiene el potencial para considerarse una estrategia de prevención primaria», sugería un metaanálisis publicado en Clinical Nutrition. Con todo, destacaban la necesidad de futuros estudios. 

En el 2018, otra revisión reconocía que una dieta de mayor calidad se asociaba con un menor riesgo de aparición de los síntomas depresivos, aun cuando no todos los resultados analizados estaban en línea con esta conclusión. 

¿Por qué las investigaciones hablan con tanta cautela al respecto? «Los estudios que hay en humanos son epidemiológicos y de observación, y solo se puede hablar de una asociación con menor riesgo de depresión. Es decir, que la alimentación es uno de los factores», señala Ana Belén Ropero, profesora titular de Nutrición y Bromatología en la Universidad Miguel Hernández.