Ictus: este es el tiempo límite para actuar antes de que deje secuelas

Lois Balado Tomé
Lois Balado LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Una rápida reacción es clave para frenar un problema cerebrovascular que supone la principal causa de discapacidad en adultos

31 ago 2022 . Actualizado a las 19:13 h.

La palabra ictus viene del latín y significa golpe. Los neurólogos han adoptado este nombre porque refleja bien cómo funciona esta enfermedad, que comienza a mostrar sus síntomas de forma súbita en personas que el día anterior o incluso unas horas antes se encontraban perfectamente. 

La rapidez de reacción es clave ante un ictus, un problema cerebrovascular que supone la principal causa de discapacidad en adultos. Existen varios tipos de ictus, cada uno con distintos tratamientos, pronóstico y evolución y, aunque no existe el riesgo 0 de padecerlo en algún momento de la vida, los médicos tienen más que identificados cuáles son los factores de riesgo para desarrollarlo.

Marta Rubiera es neuróloga e investigadora en el Hospital Vall d'Hebron en Barcelona. Desde que terminó su residencia ha desarrollado su actividad clínica en el tratamiento de los ictus en el centro catalán, uno de los hospitales de referencia en España en esta especialidad. «Un ictus es una enfermedad que se produce por un problema vascular en el cerebro. Puede aparecer por la obstrucción de una arteria en el cerebro, por lo que hablaríamos de un ictus isquémico; o porque se rompa un vaso del cerebro, que entonces será un ictus hemorrágico. Los ictus isquémicos son mucho más frecuentes y representan el 85 % de los casos», explica la doctora.

Tipos de ictus

Isquémico. El 85 % de los casos son de este tipo y se produce por la obstrucción de una arteria en el cerebro.

Hemorrágico. Son menos comunes y se producen por la rotura de un vaso sanguíneo en el cerebro.

Ictus, embolia y trombosis: diferencias

Por puro desconocimiento, muchas veces tendemos a creer que un ictus y una embolia son sinónimos. O que no hay diferencias entre una embolia y una trombosis. Efectivamente, la terminología se junta en algunos casos. Muchos ictus son embolias, pero no todos. Antes de proseguir, debemos explicar las diferencias entre estos tres términos.