Hipertensión, un asesino silente: «Cuando se manifiesta clínicamente, suele estar muy evolucionada»

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La hipertensión es uno de los factores de riesgo cardiovasculares con mayor prevalencia.
La hipertensión es uno de los factores de riesgo cardiovasculares con mayor prevalencia. La Voz de la Salud | iStock

¿Qué valores debo tener?, ¿cuáles son los principales factores de riesgo?, ¿cómo prevenirla?

01 jul 2022 . Actualizado a las 12:57 h.

Al tiempo que lee este reportaje, podría sufrir de hipertensión. Una enfermedad silente, que se presenta sin ánimo de causar molestia. No avisa de su hospedaje, hasta que su estadía es demasiado larga y llamativa. No es cuestión de alarmismo, sino de realidad. Los datos varían de una fuente a otra. Sin embargo, en todos ellos son preocupantes. La Revista Española de Cardiología publicaba que alrededor del 40 % de la población española mayor de 18 años es hipertensa. Casi 4 de cada 10. O lo que es lo mismo, 11 millones de personas. Y ojo, porque un 37,4 % de ellos no están diagnosticados. 

Más cifras. La Encuesta Europea de Salud en España (EESE) 2020 muestra que, desde 1993, el porcentaje de individuos (de más de 15 años) afectados ha pasado del 11,2 % al 19,03 %. Así se convierte, según el informe, en el problema de salud que con mayor frecuencia referimos. Por detrás quedan la hipercolesterolemia (¿cuándo es preocupante el colesterol?) y la artrosis

Se define como hipertensión a la elevación de los niveles de la presión arterial de forma continua o sostenida. Es decir, si tan solo ocurre un día, no cuenta. La tensión, esa variable de la que en ocasiones podemos acordarnos, es la fuerza que la sangre genera contra la pared de las arterias. Pensemos en un grifo y la potencia con la que sale el agua. Pues eso. 

Con los datos en la mano, se puede decir que además de sigilosa, también es muy común. Es más, crece a medida que la población envejece. El punto de inflexión se alcanza, según la Fundación Española del Corazón, a partir de los 40 años, aunque los más jóvenes no queden indiferentes. Los hombres son más hipertensos (49,9 %) que las mujeres (37,1%), aunque ellas lo suelen tener más controlado. 

¿Qué valores debe tener mi tensión arterial?

Hay dos tipos. La norma dice que la presión sistólica o máxima (presión que ejerce el corazón sobre las arterias con cada contracción) debe situarse entre 120-129 milímetros de mercurio (mmHG), mientras que la diastólica o mínima (entre latidos, cuando el corazón está en reposo) oscila entre los 80 y 84 mmHg. Sobre papel, es lo ideal. Para algunos, estas cifras pueden sonar a nuevo: «Las que hoy estamos manejando como normales, o anormales, han ido modificándose en los últimos tiempos en función de los datos estadísticos y epidemiológicos. Cuando terminé la carrera, una tensión de 14/9 era algo normal», destaca el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC).