Freno a la carne roja y al fiambre, las recomendaciones de los cardiólogos americanos

La Voz de la Salud

VIDA SALUDABLE

La Asociación Americana del Corazón (AHA) actualizó sus recomendaciones para una mejor mejor salud cardiovascular.
La Asociación Americana del Corazón (AHA) actualizó sus recomendaciones para una mejor mejor salud cardiovascular. La Voz de la Salud

La prestigiosa guía para mejorar la salud cardiovascular de la AHA actualiza sus recomendaciones y llama a reducir la sal, los ultraprocesados y a buscar otras fuentes de proteína más allá de la carne

17 mar 2022 . Actualizado a las 12:42 h.

¿Sabías que el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular comienza a fraguarse durante el desarrollo fetal y tiene en la más tierna infancia un punto clave? Para prevenir enfermedades coronarias es fundamental asimilar lo antes posible un patrón de dieta saludable desde las primeras etapas de la vida. Así lo asegura la Asociación Americana del Corazón (AHA), en su prestigiosa guía para mejorar la salud cardiovascular (Dietary Guidance to Improve Cardiovascular Health), referente a nivel mundial, y que actualiza la anterior versión, hecha pública en el año 2006. 

Una dieta pobre está íntimamente ligada a un alto riesgo de padecer enfermedades del corazón y a la mortalidad por problemas cardiovasculares. La última edición de la guía estadounidense, elaborada de manera conjunta por varios de los mejores cardiólogos y especialistas del país, resalta la importancia de los patrones diarios de alimentación equilibrados. Las recomendaciones de la guía se estructuran en torno a nueve puntos.

Las nueve recomendaciones básicas de la AHA

  1. Ajustar la ingesta para mantener un peso saludable
  2. Comer una alta cantidad de fruta y vegetales
  3. Priorizar lo integral por encima de los refinados
  4. Recurrir a fuentes saludables de proteína (vegetales, abundante pescado, productos bajos en grasas)
  5. Escapar de los aceites tropicales (palma, coco, etc.)
  6. Elegir alimentos mínimamente procesados en vez de ultraprocesados
  7. Minimizar la ingesta de bebidas azucaradas
  8. Reducir el consumo de sal
  9. No iniciarse en el consumo de alcohol y, si se consume, reducirlo

En cuanto al consumo de carne

A estas alturas de la película todos sabemos de los peligros de la carne, especialmente la carne roja, para nuestro corazón. Se trata de un tema peliagudo y cada vez que se recomienda limitar su consumo se levanta tal polvareda que adquiere tintes políticos. Por supuesto, y en cuanto a la ingesta de proteínas, la guía americana refiere un apartado concreto para el consumo de carne. 

Los patrones diarios que incluyen cantidades importantes de carne roja están asociados con una mayor incidencia de enfermedades y de muerte por problemas cardiovasculares, así como de obesidad. Son muchos los estudios que se han encargado de documentar la asociación entre la carne roja y un mayor riesgo de muerte, debido en buena parte a su alto contenido en hierro hem (el hierro de origen animal) y en la afectación metabólica que tiene sobre la microbiota. Es lo que hay, la carne roja es peligrosa y así se encarga de demostrarlo y recordarlo la guía más prestigiosa sobre enfermedades coronarias del planeta, que sugiere sustituir este alimento por alternativas nutricionales y proteicas como carnes de ave de corral sin procesar, pescado, frutos secos y legumbres. Todos ellos alimentos con un bajo riesgo cardiovascular. Recuerda también la guía que, en caso del consumo de carne, mejor optar por cortes magros (es decir, con un contenido de grasa menor al 3 %).

Mención aparte en el trabajo merecen las llamadas «carnes procesadas», aquellas preservadas por ahumado, curación o salazón. Es decir, alimentos como el bacon, las salchichas y sí, también el fiambre. Para la elaboración de estos alimentos se emplea sal, grasas saturadas, hierro, hidrocarburos aromáticos policíclicos y una larga lista de elementos nocivos para nuestro organismo.