La naturaleza saca las uñas

Los temporales dejan en evidencia que construimos donde no debemos, lo que provoca catástrofes y derrumbamientos