Encuesta a 42 días para el 10N: el efecto Errejón dinamita el Congreso

La encuesta de Sondaxe refleja que la irrupción de Más País facilitaría una mayoría de izquierda junto a PSOE y Podemos, y una recuperación del PP, que llegaría a 87 escaños


Redacción

Si España vota el 10N como recoge la encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia, Pedro Sánchez seguiría en la Moncloa y podría construir una mayoría absoluta con el apoyo de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. El PSOE sumaría 119 diputados, cuatro menos que en la cita del 28 de abril, con una caída de intención de voto del 28,7 % al 26,1.

Del nuevo escenario electoral se beneficiaría sobre todo Más País, que irrumpiría en la Carrera de San Jerónimo con 19 diputados, catorce con su propia marca -uno de ellos en Galicia- y cinco procedentes de la alianza con Compromís en Valencia. Juntos acumulan casi el 6 % de los votos.

De manera indirecta, el nuevo partido beneficiaría también a Unidas Podemos y sus confluencias, que recuperaría su condición de tercera fuerza pese a retroceder dos puntos porcentuales (del 11,1 % el 28A al 9,1 ahora), que le serviría para retener 41 de sus 42 diputados actuales.

En total, según la encuesta para La Voz de Galicia, entre los tres partidos principales del bloque de la izquierda sumarían 180 diputados, cuatro más de los que marca la mayoría absoluta.

El veredicto de la encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia tiene varios aspectos a tener en cuenta. La encuesta fue realizada pocas horas después de formalizarse el anuncio de Más País de que Íñigo Errejón sería su candidato por Madrid. A pesar de que la mayor parte de sus apoyos proceden de antiguos votantes del PSOE y de Unidas Podemos, el partido de Pablo Iglesias logra minimizar el impacto de la aparición de su antiguo amigo y ahora rival por el desplome de Ciudadanos (perdería 30 diputados, incluidos los dos gallegos, y pasaría del 15,9 % al 10,3). El efecto de la ley D’Hont hace que, al ser UP la tercera fuerza en intención de voto, aproveche los restos en aquellas circunscripciones de cinco o menos diputados para conseguir actas que el pasado 28 de abril fueron de la formación naranja.  

Fragmentación

Los expertos en demoscopia insisten en que la aparición de Más País, la séptima fuerza en liza en las principales circunscripciones «fragmentará aún más el escenario actual y convertirá la noche electoral en una noche de infarto, porque los últimos escaños en liza se adjudicarán por muy pocos votos de diferencia entre todos los contendientes».

«El movimiento de Errejón es muy inteligente al elegir presentarse en las principales circunscripciones. Así optimiza al máximo sus votos y, al mismo tiempo, potencia a Unidas Podemos en las provincias de cuatro o menos diputados», insisten los especialistas consultados.

El efecto es especialmente llamativo en Valencia, donde Compromís lograría pasar de una a cinco actas al pactar con la fuerza de Errejón, mientras que, de ir por separado, apenas sumarían un diputado cada uno.  

;
Errejón ve Más País como una «pieza decisiva» para el bloque progresista El candidato a la presidencia del Gobierno por Más País, Íñigo Errejón, ha criticado la falta de «autocrítica» por parte de «todos» los líderes políticos.

Pequeña mejoría del PP

De las principales fuerzas parlamentarias españolas, la única que lograría sumar más apoyos que el 28 de abril sería el Partido Popular. La candidatura de Pablo Casado sigue lejos de los mejores números de la formación, pero recuperaría 21 diputados, llegando hasta los 87, gracias a un porcentaje de voto del 19,1 % (16,7 hace cinco meses). Los populares retendrían 7 de cada diez votos del 28A y recuperarían casi el 15 % de los que optaron por Ciudadanos y el 11,1 de los que optaron por Vox.

Como en el caso de Unidas Podemos, Vox consigue fidelizar a la mayor parte de sus votantes (76,4 %) y solo sufriría una erosión del 1,2 % (bajaría del 10,3 al 10,1), aunque mantendría 21 de las 24 actas en el Congreso.  

ERC sigue por delante de JxCat

En las batallas territoriales, en la pelea por la hegemonía en Cataluña el partido de Carlos Puigdemont, JxCat, retendría casi todos sus apoyos pero vería como su principal rival, Esquerra (ERC), lograría subir un acta más por el efecto del reparto de escaños, del que también se beneficiaría En Comú Podem. La formación de Ada Colau sigue por delante de los herederos de Convergencia, a la espera de comprobar el impacto de una posible candidatura de Más País en Barcelona, la segunda circunscripción que más escaños reparte.

En el País Vasco, donde también se avecinan elecciones autonómicas en los próximos meses, el PNV retrocede dos décimas en intención de voto, pero se mantiene por delante de Bildu y el reparto de escaños apenas registraría más novedad que la vuelta del PP por esta comunidad histórica tras no conseguirlo en las pasadas elecciones.

Coalición Canaria también está en riesgo de perder un diputado por las islas, mientras que el Partido Regionalista Cántabra mantendría su apoyo, como la reedición de Navarra Suma, pese a las tensiones entre PP y Ciudadanos.

La única novedad sería el retorno a la Cámara Baja del BNG, ausente desde el año 2011.

Casi la mitad de los electores culpan a Sánchez de la repetición electoral

Una de las claves de la próxima batalla electoral del 10N es el llamado relato: el reparto de culpas entre los distintos actores por la repetición de los comicios. Los encuestados por Sondaxe tienen un veredicto claro. El 45 % de los consultados en la encuesta señalan como principal responsable de la ausencia de acuerdo al líder socialista, Pedro Sánchez, mientras que uno de cada cinco (20,7) responsabilizan por igual a todos los partidos políticos. Pablo Iglesias, señalado de forma explícita por el PSOE como principal artífice por cuarta vez del fracaso en la investidura de Sánchez, solo es señalado por el 16,5 %, mientras otro 2,5 % cree que tanto el secretario general del PSOE como el de Unidas Podemos tienen la misma responsabilidad en el fracaso negociador.

Críticas mayoritarias

Entre los votantes socialistas, el 23,8 % culpa a Sánchez de la repetición, mientras que a Iglesias lo señalan el 31,3%. Entre los votantes de UP, el dedo apunta con claridad al socialista (62,5 %), mientras que apenas el 11 acusa a Iglesias. El líder del PSOE también es el principal culpable del bloqueo para seis de cada diez personas que votaron a PP, Ciudadanos o Vox en los comicios del pasado 28 de abril.

Albert Rivera y Pablo Casado apenas son considerados como parte del fracaso de la investidura (alrededor del 3 % cada uno).

Hartazgo o alivio

La otra gran cuestión es el estado de ánimo con el que el cuerpo electoral afronta la cita con las urnas del 10 de noviembre. El temor a una posible abstención masiva fue esgrimida por diferentes partidos, pero en la encuesta elaborada por Sondaxe el sentimiento que predomina es el del hartazgo (45,9 %), ligeramente por delante de la preocupación (que declaran un 38 % de los encuestados). Apenas un 6,1 % asegura sentir una sensación de alivio por la celebración de unas nuevas elecciones.

Sánchez es el mejor valorado, Casado sube su nota e Iglesias no se desgasta

Rivera pasa del segundo al cuarto puesto en un sondeo en el que todos suspenden

Gonzalo Bareño

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha rentabilizado su paso por el Gobierno y no sufre desgaste por la fracasada moción de censura y la repetición de las elecciones. Un año y cuatro meses después de acceder a la Moncloa gracias a una moción de censura, la primera que prospera en democracia; de gobernar en precario durante un año con 85 diputados y de hacerlo en funciones desde hace cinco meses, Sánchez es el líder político mejor valorado por los españoles. Aparece muy destacado respecto a sus rivales, con una calificación de 4,86, y, a pesar de que todos suspenden, es el único que se acerca al aprobado, según la encuesta de Sondaxe. En febrero, la nota de Sánchez era de 4,63.

El líder del PP, Pablo Casado, que tras ser elegido como sustituto de Mariano Rajoy en el congreso nacional del partido comenzó su andadura con dificultades a la hora de conectar con los votantes por utilizar un estilo excesivamente bronco y volcado hacia la derecha, ha recuperado terreno en los últimos meses gracias a un giro estratégico con el que presenta un perfil más centrado, menos histriónico y más de hombre de Estado. Eso le permite convertirse en el segundo líder mejor valorado por los españoles, alcanzando una calificación de 3,94, menos de un punto por debajo del líder socialista. En la encuesta elaborada por Sondaxe en el pasado mes de febrero, antes de los comicios generales, Casado descendía hasta el 3,40, obteniendo así unas cifras incluso peores de las que lograba Mariano Rajoy en los sondeos previos a su destitución como presidente del Gobierno.

En Unidas Podemos, Pablo Iglesias tampoco paga por ahora un precio excesivamente alto por los malos resultados electorales del 28 de abril, que dejaron a la formación con 42 diputados frente a los 71 obtenidos en el 2016, ni por la división generada en el partido por el fracaso de las negociaciones por el PSOE y el rechazo del líder morado a formar un Gobierno de coalición en el que habría podido tener una vicepresidencia y tres carteras ministeriales.  

Problemas para Rivera

Iglesias es valorado con un 3,79, que pese a constituir un claro suspenso, mejora incluso la calificación obtenida en anteriores sondeos. En febrero, el líder de Unidas Podemos se quedaba en un 3,30, sin rentabilizar la situación de vicepresidente de facto que mantenía entonces en el Gobierno en solitario de Pedro Sánchez ni las medidas sociales cuya aprobación en el Parlamento se atribuía la formación morada.

El peor parado en este estudio es el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ve frenada su progresión en la valoración de los españoles, que le llevaron a ser el segundo líder con mejor calificación. La errática campaña electoral de Rivera, que anunció de entrada que no pactaría en ningún caso con Pedro Sánchez, viró su discurso hacia la derecha tratando de competir en dureza contra el Gobierno con el PP y hasta con Vox, y acabó haciendo una oferta de pacto al PSOE en el último minuto para evitar unas nuevas elecciones, ha penalizado al líder de Ciudadanos hasta el punto de ser el cuarto en la valoración de los españoles, por debajo de Sánchez, Casado e Iglesias, con una nota de 3,65.

Quien se mantiene el último en valoración, y a mucha distancia de sus rivales, es el líder de Vox, Santiago Abascal, al que los encuestados adjudican una nota de 2,62. Antes de las generales del 28 de abril, que supusieron la irrupción de Vox en el Parlamento, Abascal obtenía una calificación de 2,99, a solo tres décimas del 3,3 de Iglesias.

Abascal, el mejor valorado entre sus votantes

Pedro Sánchez es el líder mejor valorado, pero no el que mejor calificación obtiene entre sus propios votantes. Ese primer puesto es precisamente para Santiago Abascal, al que los que declaran haber votado a Vox en las pasadas elecciones califican con un 7,94. Tras Abascal sí se sitúa Sánchez, al que los votantes del PSOE le adjudican una nota de 6,84. Le sigue muy de cerca Casado, que parece haber conectado por fin con una mayoría de los votantes populares, que le valoran con un 6,81. Entre los simpatizantes de Ciudadanos, Rivera se queda en un 6,29, lejos de la excelente calificación que merecía antes a los votantes del partido naranja. El peor en esta clasificación es Pablo Iglesias, que entre los que declaran haber votado a Unidas Podemos se queda en un 6,18.

  

Ficha técnica

Ámbito: España. Universo: Población empadronada en España de 18 o más años de edad. Muestra: 1.001 entrevistas. Tipo de entrevista: Técnica mixta; telefónica asistida por ordenador (sistema CATI) utilizando bases de teléfonos fijos y móviles autoadministrada online (sistema CAWI). Afijación de la muestra: Afijación proporcional en función del tamaño poblacional de cada comunidad autónoma y de cada provincia. Cuotas de edad y sexo para seleccionar la persona a entrevistar. Error de muestreo: +/- 3,16% para resultados globales, con un nivel de confianza del 95,5 % (p=q= 0,5) y para resultados globales. Trabajo de campo: Del 23 al 26 de septiembre del 2019. Realización: Instituto Sondaxe. Avenida de la Prensa, parcela 84-85, 15142 Arteixo, A Coruña. Teléfono 981.167.300; Fax 981.180.210; www.sondaxe.com; sondaxe@sondaxe.com

Uno de cada cinco votantes de Unidas Podemos se pasaría a Más País el 10N

Gonzalo Bareño

Ciudadanos sufre una sangría de votos en todas direcciones y solo retiene un 45,5%

La irrupción en el tablero político nacional de Más País, la fuerza liderada por el ex número dos de Podemos, Íñigo Errejón, puede alterar significativamente el reparto de votos y escaños en el espectro político de la izquierda. En apenas unos días desde su presentación, un 21,5 % de los españoles que afirman haber votado a Unidas Podemos en las pasadas elecciones se muestran dispuestos a cambiar su opción e inclinarse por Más País, según los datos de la encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia. Pero la formación de Errejón recibiría también un caudal de sufragios procedentes del PSOE. Hasta un 9,9 % de quienes se inclinaron el pasado 28 de abril por los socialistas se decantaban por el nuevo partido de izquierda cuando el proyecto de Errejón acababa de ser presentado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
55 votos
Comentarios

Encuesta a 42 días para el 10N: el efecto Errejón dinamita el Congreso