El fichaje menos rentable

Orellana, que no marca en Primera desde el 2010, ha vuelto a desaparecer del mapa pese a costarle al Celta 1,2 millones