.

«Cincuenta sombras liberadas», el fin de la tortura

Lo pretendidamente rompedor que se nos vendía en un inicio, ha ido dando paso a una historia tremendamente edulcorada con escasos paréntesis de escarceo sexual tratados de modo cada vez más «light»

.

La Marvel se tarantiniza

«Logan», la trilogía con la que Hugh Jackman cierra su saga Wolverine, rompe la tradición de los estudios. Es trepidante, pero también brutal, sangrienta, oscura... ¿El comienzo de una era?

.

No es amor, lo que sientes es obsesión

El escaso morbo con el que contaba la primera película se ve reducido a favor de una vertiente más romántica y empalagosa en «Cincuenta sombras más oscuras»