No es amor, lo que sientes es obsesión

El escaso morbo con el que contaba la primera película se ve reducido a favor de una vertiente más romántica y empalagosa en «Cincuenta sombras más oscuras»