La maldición de Cezary Wilk

El centrocampista polaco recae de su grave lesión de rodilla y acumula desgracias en forma de bajas médicas