¿Por qué es imposible saber si una copa de vino al día es buena para la salud?

VIDA SALUDABLE

El debate sobre si un consumo moderado de alcohol puede ser beneficioso para la salud es un debate que no ha logrado zanjarse todavía.
El debate sobre si un consumo moderado de alcohol puede ser beneficioso para la salud es un debate que no ha logrado zanjarse todavía. La Voz de la Salud

Múltiples estudios llevan décadas reflejando los supuestos beneficios de consumos bajos de alcohol, pero las últimas investigaciones apuntan a que estas conclusiones se deben a errores de interpretación

15 nov 2022 . Actualizado a las 19:57 h.

En España, 15.000 personas mueren al año como consecuencia del consumo de alcohol. Fueron las conclusiones del estudio «Mortalidad atribuible al consumo del alcohol en España» editado por el Ministerio de Sanidad en el 2020 tras los datos recogidos entre los años 2001 y 2017. Ya sea por las consecuencias directas en el corto plazo —desde incidentes violentos a accidentes de tráfico— o las indirectas en el largo —la relación con varios tipos de cáncer está más que demostrada—, el alcohol contribuye a la mortalidad general de los ciudadanos españoles en un 4 %. «Como mínimo», recalca el informe. Este 15 de noviembre se celebra el Día Mundial Sin Alcohol, una fecha perfecta para recordar lo que sabemos y lo que todavía no sobre una sustancia tan abrazada por las sociedades de todo el mundo.

El consumo de alcohol está detrás de una larga lista de patologías. Patologías que pueden desencadenar en el fallecimiento de un paciente. Las esferas en las que nos afecta el alcohol son de lo más variadas: hay consecuencias obvias sobre la salud mental, pero también neurológicas, digestivas, cardiovasculares, endocrinas, metabólicas, perinatales, cancerosas  e infecciosas. En algunas de ellas, la mortalidad por el consumo de alcohol está ligada de una manera directa —es decir, hablamos de enfermedades que no existirían si no se consumiese alcohol—; en otras, la muerte de una persona es 'solo' parcialmente atribuible al consumo. «Hay un montón de enfermedades cuya causa no es exclusivamente el consumo de alcohol. Existen tumores que pueden aparecer porque tomas alcohol o porque tienes mala suerte, pero sí sabemos que, de entre todos los cánceres con los que se relaciona, el alcohol es el causante de muchos de ellos», explica Luis Sordo que, además de profesor del departamento de Salud Pública de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del grupo de alcohol de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), es uno de los autores de este estudio sobre el consumo de alcohol en España.

Mortalidad atribuible al alcohol en España (2001-2017), según el informe elaborado por el Ministerio de Sanidad

Patologías con una mortalidad directamente atribuible al alcohol: pseudo-cushing alcohólico, trastornos por uso de alcohol, degeneración alcohólica del sistema nervioso, polineuropatía alcohólica, miopatía alcohólica, cardiomiopatía alcohólica, gastritis alcohólica, complicación materna por lesión alcohólica del feto, hallazgo del alcohol en la sangre.

Patologías con una mortalidad parcialmente atribuible al alcohol: tuberculosis, infecciones respiratorias de las vías bajas / neumonía, cáncer de boca y faringe, cáncer de esófago, cáncer colorrectal, cáncer hepático, cáncer de laringe, cáncer de mama, diabetes, epilepsia, cardiopatía hipertensiva, cardiopatía isquémica, fibrilación / aleteo auricular, ictus isquémico, ictus no isquémico, cirrosis / enfermedad crónica del hígado, pancreatitis, causas externas de mortalidad (accidentes, lesiones, etc.).

Evidentemente, esta larga lista de enfermedades está repleta de matices. Cómo va a afectar beber a nuestra salud dependerá de factores como la cantidad de alcohol que se consuma, el tipo de alcohol que se consuma y el patrón de consumo. No es lo mismo beber una copa de vino que tres botellas; no es lo mismo beber una cerveza que un chupito de absenta; no es lo mismo beber algo de alcohol todos los días que mucho exclusivamente un sábado. Y ahí está la clave. Saber qué ocurre en lo que se conoce como 'consumo moderado'. Sabemos que el consumo de alcohol es malo, ¿pero siempre?