Una luz en medio de las sombras

El medio año de Costas en el Oviedo, lo mejor de un curso en el que Álex y Madinda jugaron bastante y Drazic apenas existió