Madrid quiere miga gallega

No es un museo en sí, pero sí la panadería más antigua de Madrid, fundada por un gallego que llegó desde Chile después de perder toda su fortuna. La clave de su éxito: tradición y mucho cariño.