El 5G rompe la brecha digital del rural

Comienza la carrera por ensayar proyectos piloto de agricultura inteligente mediante las redes 5G en Galicia. La idea es aplicar el concepto de Smart Farming (granja inteligente) al campo gallego y monitorizar las explotaciones mediante Internet de las Cosas, Big Data o Inteligencia Artificial. Además de la automatización, habrá una trazabilidad hasta el origen de los productos.

Mediante soluciones de monitorización inteligente desarrolladas en Galicia se pueden gestionar explotaciones a distancia
Mediante soluciones de monitorización inteligente desarrolladas en Galicia se pueden gestionar explotaciones a distancia

La carrera para implantar el 5G ya ha comenzado y Galicia no se quiere quedar atrás. El Plan Galicia 5G de la Xunta revela que esta nueva tecnología ofrecerá múltiples oportunidades que irán mucho más allá de un mero incremento en la velocidad de acceso a Internet al permitir la conexión de cantidades masivas de dispositivos, una latencia reducida y la posibilidad de definir múltiples redes virtuales que respondan a cada escenario de uso sobre la misma red física. Una de las aplicaciones más celebradas sería la dinamización del rural, pues se aspira a que esta tecnología sin hilos reduzca la brecha digital respecto al mundo urbano. El concepto de Smart Farming sería fruto de la confluencia de Internet de las Cosas (IoT) con técnicas de Big Data e Inteligencia Artificial. La automatización de las explotaciones estaría complementada mediante una trazabilidad hasta el origen de los productos mediante la tecnología de cadena de bloques o blockchain.

En esta línea, la Agencia de Modernización Tecnológica de Galicia (Amtega) de la Xunta ha puesto en marcha el Nodo de Cooperación 5G con el compromiso de Orange, Telefónica y Vodafone, y el operador público Retegal, de realizar en Galicia seis prototipos o pruebas piloto basados en esta tecnología, y uno de ellos afecta al rural gallego.

El director gerente de Retegal, Miguel Rodríguez Quelle, explica que «la agricultura inteligente se corresponde sin duda con uno de los ámbitos estratégicos para Galicia en la eventual aplicación de la tecnología 5G». Recalca que el campo es mencionado como posible ámbito de actuación en los diferentes planes estratégicos, europeo, nacional y autonómico de esta tecnología.

Quelle recalca que el 5G va a permitir explotar el concepto del Internet de las Cosas (IoT) de manera masiva, múltiples dispositivos conectados, permitiendo mejorar la gestión de las explotaciones agrícolas y ganaderas, automatizar tareas y facilitar un seguimiento de todos los procesos, con la confluencia del Big Data y la inteligencia artificial.

«En los últimos tiempos estamos asistiendo a un proceso de transformación digital de todos los sectores económicos, entre los que también se incluyen los primarios», dice. Según vaticina, dicha tecnología permitirá una mayor sensorización inteligente de estos sectores, entre ellas las explotaciones agrícolas y ganaderas, en las que no solo se podrá realizar el envío y tratamiento de pequeños paquetes de datos (temperatura, humedad), ya permitido por otras tecnologías más enfocadas al IoT (LoRA y otras), sino también el envío y tratamiento de grandes paquetes de datos que requieran ser transmitidos en condiciones específicas de tiempo, como puede ser el flujo de datos de vídeo en tiempo real para su tratamiento y posterior toma de decisiones.

En este ecosistema de 5G aplicado al rural entran la Consellería do Medio Rural, el organismo autonómico con competencias en este ámbito; el Clúster Alimentario de Galicia, por su vinculación en el sector primario gallego; las Denominacións de Orixe Galegas; la Civil UAVs Initiative, para el desarrollo de soluciones tecnológicas basadas en vehículos no tripulados para su uso en la agricultura de precisión, así como el sector de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que ofrece oportunidades de negocio fruto de la demanda de soluciones tecnológicas innovadoras. El circuito no estaría completo sin los operadores de redes móviles 5G, como prestadores de servicios de conectividad. El mayor impacto del 5G se prevé para el sector vitivinícola o la ganadería ecológica.

El Plan Galicia 5G concluye que la Smart Farming resolverá retos como mejorar la eficiencia de las actividades del sector primario incrementando su productividad para atraer actividad económica y población a las zonas rurales de Galicia, ya que pesca, agricultura, explotación forestal y granjas todavía ocupan a un 10 % de los trabajadores gallegos. Esta nueva tecnología tiene como gran ventaja el uso barato de la energía y el empleo masivo de Internet de las Cosas. El futuro del campo pasa por el 5G.

Gradiant es uno de los agentes implicados en un proyecto europeo para la aplicación del Internet de las Cosas (IoT) a los sectores primarios. Según explican desde la compañía, el IoT «permite incrementar la generación y el uso inteligente de los datos presentes en las explotaciones, transformándolos en información accionable, es decir, información consistente que puede ser empleada para la toma de decisiones empresariales». Al aumentar los elementos capaces de extraer grandes cantidades de información (macrodatos), se hace necesaria la aplicación de herramientas Big Data, «cuyos análisis mejoran los sistemas de automatización y asesoría actuales facilitando la planificación de actividades asociadas al sector: tiempos de riego, cambio de cosechas, uso de fertilizantes...».

El proyecto en el que está inmerso Gradiant es la Alliance for the Internet of Things Innovation, donde lidera el grupo de trabajo SmartFarming and food security.

Se encarga de la dinamización de los sistemas de monitorización y el control del ciclo de vida de los productos agrícolas y ganaderos desde la granja al consumidor final. «Defendemos el papel de Galicia como digital innovation hub a nivel europeo en los sectores agroalimentario y acuícola mediante el Polo de Innovación Digital para el Sector Agroalimentario», explican Daniel García y David Chaves, investigador-desarrollador y director, respectivamente, del área de INets de Gradiant.

Luis Freire: «El sector agroalimentario camina hacia un paradigma cada vez más basado en los datos»

El director general de Gradiant aborda la participación de su compañía en Primare y en el proyecto europeo sobre IoT.

¿Podría explicar las ventajas que le supone participar en un proyecto que se adjudica a través del proceso de Compra Pública Innovadora? 

El mecanismo de compra pública innovadora nos permite involucrarnos en proyectos pioneros y de gran impacto, de mano de la administración y empresas. Al mismo tiempo, nos ayuda a cumplir con nuestra misión como centro tecnológico, principalmente de dos maneras. Por una parte, nos permite acelerar la transferencia de tecnologías innovadoras que todavía no están implantadas en el mercado. Por otra parte, nos ayuda a incrementar nuestro impacto positivo en la sociedad y en el entorno, un aspecto que se ve reforzado por el propio carácter de los proyectos de CPI, que buscan una mejora de los servicios públicos.

¿Cuáles son las tendencias tecnológicas aplicadas al campo?

Avances tecnológicos como la sensorización, automatización, el uso de herramientas de teledeteccion, etc ya se han venido implantando de forma gradual en las tareas del campo para optimizar los procesos y toma de decisiones. El uso de estas tecnologías y su impacto potencial en el mundo agropecuario se ha visto acelerado estos últimos años gracias al despegue del paradigma IoT (Internet of Things), la computación en la nube, las aplicaciones móviles, el análisis de datos y el machine learning. Hace 10 años escasos se vislumbraba el impacto que estas tecnologías podían tener en el mundo rural, pero no ha sido hasta recientemente que la madurez tecnológica ha permitido empezar a hacer realidad las promesas. El abaratamiento de la tecnología y la disponibilidad de conectividad en el mundo rural también son clave en esta transformación. Como la mayoría de sectores productivos, el sector agroalimentario camina hacia un paradigma cada vez más basado en los datos.

¿Qué diferencias hay entre lo que se hacía hasta ahora y lo que se va a hacer?

En el ámbito de la producción agropecuaria, la principal ventaja del uso de herramientas digitales es que permiten una toma de decisiones mucho más objetiva, lo cual lleva a una mayor predictibilidad del proceso productivo y por ende la posibilidad de optimización de dicho proceso, que finalmente se traduce en un mejor aprovechamiento de los recursos y mayor rentabilidad para el productor. El proyecto Primare, en particular, se centra en la simplificación de los procesos, tanto para los productores como para la administración, automatizando procesos de monitorización de la PAC (Política Agraria Común) que hasta ahora se implementan de forma manual. Por tanto, se busca un ahorro de costes y una mayor precisión en el reporte de los indicadores. A mayores, se posibilitará ofrecer servicios de valor añadido a los agricultores y ganaderos. Todo esto en línea con las nuevas políticas agrarias que se están promoviendo desde Europa, y que permitirá a Galicia estar a la vanguardia de la implementación de las tecnologías digitales en el ámbito agrario.

¿Puede darnos una visión más amplia sobre las tendencias tecnológicas en este ámbito? 

En el ámbito agroalimentario, las tendencias tecnológicas van en la dirección de apoyar la sostenibilidad (económica y medioambiental) de la actividad agraria, al tiempo que persiguen una simplificación de los procesos y una mejora de la calidad de vida de los productores, para apoyar la fijación de población en el entorno rural. En todos estos ámbitos, las tecnologías digitales ya mencionadas (IoT, computación en la nube, machine learning, etc.) juegan un rol muy destacado que es reconocido dentro de la nueva propuesta de PAC (Política Agraria Común) para el periodo 2021-2027, donde se plantea como requisito previo a los estados miembros la presentación de estrategias de digitalización especializadas para cada región.

Hábleme de la participación de Gradiant en un hub europeo sobre monitorización agrícola.

Gradiant es miembro del proyecto europeo SmartAgriHubs, que se ha puesto en marcha en noviembre de 2018, en el que también participan la USC, la Consellería de Medio Rural y varias empresas gallegas. SmartAgriHubs busca establecer una red europea de hubs de innovación digital que ayude a acelerar la adopción de tecnologias digitales innovadoras por parte del sector agroalimentario. La aproximación de SmartAgriHubs es muy práctica, a través de la realizacion de "experimentos de innovación", entre los cuales se encuentra un experimento gallego para optimizar el proceso de producción láctea. En fases posteriores del proyecto habrá oportunidad de incorporar más experimentos. Próximamente se hará en Galicia una presentación pública del proyecto.

¿De qué forma Gradiant está implementando la IoT al sector agropecuario?

Gradiant está implementando IoT y las tecnologías digitales en el sector agroalimentario en colaboración con empresas TIC de nuestro entorno y en colaboración con los usuarios finales

¿Qué puede comentar de los proyectos que realiza en conjunto con la Administración gallega a este respecto?

Además de la colaboración activa en el proyecto Primare, Gradiant es muy activa en los principales foros de trabajo europeos para trasladar las tendencias tecnológicas y posicionar a Galicia en proyectos internacionales de gran calado. Esto incluye el liderazgo de Gradiant en el grupo de trabajo en "smart farming and food security" de la Alianza Europea por la Innovación en Internet de las Cosas (AIOTI).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El 5G rompe la brecha digital del rural