Dispositivos de vapeo y cigarrillos electrónicos: ni ayudan a dejar de fumar, ni son menos peligrosos para nuestra salud

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

La Voz de la Salud

Te explicamos de dónde viene la idea de que son más «sanos» que el tabaco convencional y por qué no es cierto

22 ago 2022 . Actualizado a las 14:12 h.

Los cigarrillos electrónicos o vapeadores aparecieron como la «salvación» para todos aquellos que ansiaban dejar de fumar. El controvertido lema de «ser más sanos que el tabaco tradicional» los catapultó a la fama como una alternativa mucho más saludable, innovadora y hasta más apetecible al paladar por la posibilidad de añadirle sabores. Pero nada más lejos de la realidad. 

«Son productos que no son inocuos», comienza alertando Carlos Rábade, neumólogo del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) y coordinador del área de tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). «Tienen agentes tóxicos que producen irritación e inflamación en la vía aérea y no dejan de ser sustancias carcinógenas. Es decir, aumentan el riesgo de procesos tumorales», amplía. 

Estos dispositivos consisten en un pequeño depósito o cartucho que contiene un líquido con o sin nicotina, propilenglicol, glicerina, saborizantes y otros compuestos químicos que, mediante un sistema electrónico de batería —que suele ser recargable— y un atomizador, vaporiza la mezcla. Su consumo simula al de los cigarrillos tradicionales, ya que se utiliza inhalando el aerosol producido y emitiendo parte de este aerosol al ambiente.

También es popular denominarlos como «vapeadores» haciendo referencia al aerosol emitido que contiene sustancias tóxicas. Este suele ser de color blanquecino debido a la glicerina del producto. Es un término que, en opinión del Ministerio de Sanidad, surge como una estrategia engañosa de márketing para rehuir del nombre «cigarrillo electrónico». Así, se intenta asociar el producto con la inocuidad del vapor de agua. 

Además, el término vapear puede generar confusión con otro tipo de productos que se encuentran disponibles en el mercado con el nombre de «vaporizadores». Estos son utilizados con productos a base de hierbas para fumar, aceites, concentrados, ceras o hierbas psicoactivas como el cannabis.