Todo sobre el asma: «Puede aparecer en cualquier edad de la vida, desde el bebé hasta el anciano»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El asma se puede controlar desde la infancia para lograr un buen pronóstico a largo plazo.
El asma se puede controlar desde la infancia para lograr un buen pronóstico a largo plazo. La Voz de la Salud | iStock

Con los cuidados adecuados, los pacientes pueden desarrollar una vida normal e, incluso, competir en disciplinas deportivas a nivel olímpico

03 may 2022 . Actualizado a las 10:56 h.

El asma es una afección de las más frecuentes en las vías respiratorias, en la que estas se inflaman y producen excesiva mucosidad. Las personas asmáticas, durante los episodios de la enfermedad, experimentan dificultad para respirar, tienen tos, sibilancia (silbido del pecho al exhalar) y falta de aire (disnea). El asma afecta a 3 millones de personas en España y hay 235 millones de personas diagnosticadas con asma a nivel global. En el Día Mundial del Asma, te contamos todo sobre esta enfermedad.

Los pacientes infantiles y adolescentes son los que más sufren las consecuencias del asma. En España, cerca del 10,4 % de niños entre 6 y 7 años, y el 15,3 % de los adolescentes de entre 13 y 14 años padecen asma, siendo esta enfermedad la fuente principal de hospitalizaciones en menores y motivo de ausencia escolar. Pero, aunque se suele desarrollar en la infancia, el asma es una enfermedad crónica que puede afectar a los pacientes a lo largo de toda la vida. Pero, con un tratamiento temprano y un adecuado control, las personas asmáticas pueden tener un excelente pronóstico. «De hecho, hay muchos atletas con asma que ganan medallas y están bien controlados y hacen vida normal. José Luis González, atleta de los 1.500 metros, fue medalla de plata en las Olimpiadas de Roma de 1987 y era asmático. Hay muchos más ejemplos de deportistas de otro tipo», señala Juan Carlos Cerdá, médico del Servicio de Alergia del Hospital General Universitario de Valencia y tesorero de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP). Sin embargo, para que esto sea posible, hace falta llevar un buen control desde la infancia.

Cómo se desarrolla el asma

«El asma es una obstrucción pulmonar reversible que se origina por una inflamación de las vías respiratorias que reduce la cantidad de aire que puede pasar por éstas», explica el doctor Oscar Cáceres Calle, Especialista en Alergología e Inmunología Clínica.

«El asma es una enfermedad crónica que tiene una base genética y luego una serie de factores desencadenantes. En la etapa de la infancia, en los niños, el 80 % son de tipo alérgico. Hay personas que padecen esta enfermedad por otros problemas pulmonares que no son alérgicos. Es una enfermedad que afecta a los bronquios, estos se inflaman, se llenan de mocos, se cierran, y, como consecuencia, hay un trastorno respiratorio y el paciente nota tos, fatiga, dificultad para respirar y se oyen silbilancias. Se dan crisis de broncoespasmo, en las que los bronquios se cierran», explica Cerdá.

«El asma puede aparecer en cualquier edad de la vida, desde el bebé hasta el anciano. Los síntomas mas frecuentes son la tos, la falta de espiración (disnea) y los pitidos o sibilancias. En los niños puede haber remisión del asma, que es diferente a curación, ya que nunca podremos asegurar con certeza que no vuelve a manifestarse. La aparición en el anciano suele pasar desapercibida y con frecuencia los síntomas se atribuyen a la edad o a otras patologías frecuentes a estas edades», señala Marina Blanco Aparicio, del Servicio de Neumología del Hospital Universitario A Coruña y Coordinadora del Area de Asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).