Aceite de coco: el último superalimento caído

SABE BIEN

Los expertos revelan que hay que ser cautos a la hora de cocinar con aceite de coco, sobre todo si uno sufre de problemas cardiovasculares. El bum de este alimento ha llevado a la American Heart Association a recordar que este producto no se diferencia de otras grasas saturadas como la mantequilla

22 oct 2019 . Actualizado a las 10:50 h.

Gwyneth Paltrow comienza a ser a los nutricionistas lo que Josep Pamiès a los científicos: un moscardón al que desmentir día sí y día también. Tras renegar de los carbohidratos y decantarse por una ingesta de tan solo mil calorías al día, una de sus últimas apuestas dietéticas ha sido el aceite de coco. Según la actriz, y sus secuaces (Rihanna o Jennifer Aniston, por ejemplo), que se lanzan a las bondades de este producto, esta grasa vegetal se puede incluir en la rutina de higiene bucal para tener los dientes más blancos, como hidratante facial y capilar, en la cocina como potente quemagrasas y hasta como lubricante en la cama. Una amalgama de usos que para loa expertos a veces se adecúan a la realidad y otras no son más que el enésimo mito que tienen que desmentir del superalimento del momento.

Primera estocada: «El aceite de coco es una grasa saturada, es decir, que se vincula a un aumento de colesterol en sangre y que tiene un mayor riesgo de provocar enfermedades cardiovasculares. No hay problema si se consume de forma moderada, pero comparado, por ejemplo, con el aceite de origen virgen extra, formado por ácido oleico, que disminuye el colesterol malo en sangre y aumenta los niveles de colesterol bueno, este es mucho más recomendable», explica la técnico superior en Dietética Nuria Pumares. Ante el aluvión de desinformación en relación al aceite de coco y sus propiedades, la American Heart Association (AHA) ha tenido que salir, de hecho, a desmentir que esta grasa vegetal ayude a disminuir el colesterol en sangre gracias a su componente mayoritario, el ácido láurico. Otro de los problemas que pone sobre la mesa Pumares, a la hora de consumir aceite de coco es que «si lo utilizamos para freír y lo reutilizamos tantas veces como solemos hacer con el aceite de oliva no estaríamos haciendo lo correcto, ya que soporta mal las altas temperaturas. Puede incluso producir reacciones que generan hidrocarburos nocivos para la salud». Es tajante: «No se lo recomendaría a mis pacientes ni yo lo consumo». A Pumares le preocupa especialmente la cantidad de adeptos que se está ganando el aceite de coco derivados del patrocinio de influencers, «que lo utilizan por ejemplo para engrasar la sartén y hacer tortitas».

De hecho, si se ponen las cifras sobre la mesa, lo cierto es que el aceite de coco contiene un 92 % de grasas saturadas (malas) y un 8 % de grasas insaturadas (beneficiosas). Por el contrario, el aceite de oliva solo cuenta con un 14 % de grasas saturadas y un 86 % de grasas que ayudan a mantener el colesterol a raya.