«Empezamos a planificar el verano en cuanto termina el anterior»

La seguridad y los servicios sociales: los quebraderos de cabeza de los ayuntamientos más masificados de Galicia

R.S.
REDACCIÓN / LA VOZ

Los meses de junio a septiembre representan una oportunidad inmensa para gran cantidad de ayuntamientos gallegos, en los que, prácticamente, se juegan todo el año. Sin embargo, la llegada de golpe de miles de visitantes conlleva también desafíos para los municipios: problemas con el abastecimiento de aguas, contrataciones en la gestión de limpieza o aumento del número de policías en las zonas más multitudinarias. El exponente más claro es Sanxenxo, en Pontevedra, donde la población casi se multiplica por cinco en la etapa veraniega. Pero no es, ni mucho menos, el único caso: municipios de costa, como O Vicedo, Cabanas, Ares o Miño; y del interior, como los ourensanos Avión y Allariz, también saben lo que significa acoger a más visitantes estivales de lo que suma su población habitual.

Sanxenxo sigue siendo el rey del verano gallego. Su alcalde, Telmo Martín, pone cifras al fenómeno: «Tenemos censadas a 18.000 personas en el concello y en verano acogemos hasta cinco veces más. En esa época somos una de las ciudades más grandes de Galicia, y eso supone un gran dísimo desafío para nosotros, claro». Dice, también, que los años de experiencia les ayudan a prepararse. «Empezamos a planificar el verano casi en cuanto termina el anterior. Calculamos los refuerzos que vamos a necesitar para cubrir las necesidades de los visitantes, y regulamos todo lo necesario. En total nos gastamos casi dos millones de euros entre servicios de limpieza, playas, agua y seguridad», afirma.

 

Más allá de Sanxenxo

En Cabanas, su alcalde, Carlos Ladra, comenta que esta afluencia masiva de visitantes también puede dar problemas: «El otro día tuvimos un accidente fatal cerca de la playa, en el que una mujer murió debido a que le cayó una rama de un árbol encima. Pues bien, los bomberos tuvieron muchísimos problemas para acceder hasta el lugar del accidente debido a la gran cantidad de vehículos que estaban estacionados por la zona, incluso en plazas en las que está prohibido aparcar». Sin embargo, asegura que el verano es una oportunidad para darle vida a Cabanas. «Aunque dé problemas, el balance del turismo es, sin duda, positivo. El concello vive de esto en los meses de verano y estamos muy contentos», dice. De todas formas, asegura que todavía tienen margen de mejora: «Desde que llegamos al concello, nos hemos propuesto aprovechar la gran oportunidad que tenemos, y eso se hace mediante los servicios públicos. Tenemos que aumentar el número de plazas de parking, fomentar los viajes en transporte público e impulsar nuevos sitios de interés con el fin de diversificar las actividades turísticas de Cabanas».

Otro municipio de la zona, Miño, comparte un aspecto con Cabanas y otros concellos como O Vicedo, Ares o Laxe: los problemas con el abastecimiento de agua, que han obligado a tomar medidas para conseguir no quedarse sin reservas y disponer del agua suficiente para las necesidades básicas. Manuel Faraldo, alcalde de Miño, asegura que contratiempos así pueden suceder: «Miño triplica su población en verano. Intentamos estar preparados para circunstancias así, pero hay situaciones inevitables cada cierto tiempo». Asegura que, sin embargo, el gran problema son los accesos al centro y a la zona de la playa. «Tenemos que recuperar, por ejemplo, el autobús que venía desde Betanzos hasta aquí varias veces al día. Eso reduciría los atascos y liberaría plazas de aparcamiento, que muchas veces se quedan cortas». 

 

El impacto del Camino

El caso de Miño tiene algo de especial, ya que reciben muchos peregrinos que recorren el Camino Inglés, y tiene que adaptar los albergues y los servicios públicos a sus llegadas. Aún así, destaca que lo más importante es «mantener el equilibrio entre el bienestar de los ciudadanos de Miño y el disfrute de los visitantes».

Sin embargo, los turistas que disfrutan de sus vacaciones en suelo gallego no solo quieren pisar arena. En Allariz, Ourense, la afluencia de turistas en los meses de verano les obliga a tomar medidas para asegurar el bienestar de estos visitantes. «Este pasado xullo quedámonos sen auga durante un día e medio en algúns núcleos da cidade, e un accidente así pode chegar a ser un problemón se non se soluciona rápido». Son palabras de la alcaldesa, Cristina Cid, que asegura que, aún siendo previsores, este tipo de situaciones pueden ocurrir, y hay que estar listos para solucionarlas en el menor tiempo posible. «Levamos anos duros con respecto á distribución de auga, así que intentamos fomentar o consumo responsable», dice. Como tantos otros mandatarios, afirma que la clave es «facer os deberes en maio», para llegar al verano listos para la llegada de turistas. «O que queremos é seguir crecendo, e a chegada de turistas é unha oportunidade. Propoñemos un modelo de turismo sostible e nos adaptamos ao que é mellor para os habitantes do pobo e para os visitantes ao mismo tempo. É unha gozada contar con tantos visitantes e queremos máis, sobre todo en maio e outubro», asegura.

Más de 60 concellos aumentan de golpe su población en verano por encima del 20 %

manuel varela

Pequeños municipios de la costa duplican su censo y les obliga a reforzar servicios

Pocos municipios llenan sus calles en verano como Sanxenxo. El trajín en las playas, restaurantes y puerto de la capital del turismo de las Rías Baixas es similar al de reclamos estivales del Mediterráneo como Cullera o Benicasim y superior al de Calpe o Torredembarra. El censo, prácticamente, se duplica en Sanxenxo durante los meses de julio a septiembre, pasando de 17.000 habitantes a algo más de 32.000, según los datos facilitados por el Instituto Galego de Estatística (IGE). Su metamorfosis durante esta época es la décima mayor en el conjunto nacional.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Empezamos a planificar el verano en cuanto termina el anterior»