Más de 60 concellos aumentan de golpe su población en verano por encima del 20 %

Pequeños municipios de la costa duplican su censo y les obliga a reforzar servicios


redacción / la voz

Pocos municipios llenan sus calles en verano como Sanxenxo. El trajín en las playas, restaurantes y puerto de la capital del turismo de las Rías Baixas es similar al de reclamos estivales del Mediterráneo como Cullera o Benicasim y superior al de Calpe o Torredembarra. El censo, prácticamente, se duplica en Sanxenxo durante los meses de julio a septiembre, pasando de 17.000 habitantes a algo más de 32.000, según los datos facilitados por el Instituto Galego de Estatística (IGE). Su metamorfosis durante esta época es la décima mayor en el conjunto nacional.

El caso de Sanxenxo es el extremo de una realidad que afecta a más de medio centenar de ayuntamientos. Un total de 61 concellos aumentan su tamaño en al menos un 20 % durante estos tres meses. El municipio más pequeño de Galicia multiplica casi por dos su población, permitiendo a Mondariz-Balneario pasar de los 1.100 habitantes durante varias semanas. Le sigue O Grove, donde el calor atrae a unas 5.600 personas, algo más de la mitad del padrón durante el resto del año.

El fenómeno no solo afecta a las Rías Baixas. Barreiros, víctima de una burbuja inmobiliaria que llegó a proyectar allí unas 5.000 viviendas y derivó en lío judicial, suma 1.281 turistas a sus 2.983 vecinos, rozando el 43 %. Lejos de la costa aparece A Teixeira, uno de los concellos más envejecidos de Galicia y enclavado en la vertiente ourensana de la Ribeira Sacra. La pequeña localidad, inferior a los 400 empadronados, recibe a más de 160 veraneantes y se coloca por encima del medio millar de habitantes.

El número de turistas que inflan estas cifras de población son estimaciones del IGE, elaboradas a partir del número de plazas de ocupación en los hoteles y pernoctaciones. El Instituto Nacional de Estadística (INE), por su parte, limita los datos a quienes duermen en el municipio un mínimo de 14 noches al año, de ahí a que los concellos manejen cifras superiores. En el caso de Sanxenxo, por ejemplo, el consistorio afirma que el censo llega a multiplicarse «por seis o por siete» durante determinadas semanas del verano. En agosto del año pasado, el INE registró allí la llegada de 59.970 viajeros, que se tradujo en más de 230.000 pernoctaciones en treinta días.

La inversión de los municipios

El turismo supuso para Galicia el 10,4 % de su PIB el año pasado, generando unos 109.000 puestos de trabajo, según las cifras oficiales de la Xunta. La llegada de miles de visitantes a la comunidad riega de ingresos los concellos, no sin antes implicar un importante desembolso para su puesta a punto. De nuevo tomando como ejemplo a Sanxenxo, la inversión en las playas moviliza unos 685.000 euros. La contratación de socorristas y sanitarios, un total de 70 profesionales, supone algo más de 300.000 euros.

El flujo de turistas repercute proporcionalmente en la hoja de gastos. Los concellos refuerzan los servicios de recogida de basuras o el número de efectivos de seguridad. En varios casos, el consumo de agua y luz llega a triplicarse respecto al resto del año. Las propias oficinas de información ven incrementados sus recursos. La Consellería de Turismo aportó este verano una subvención de 240.000 euros a un total de 40 ayuntamientos declarados como municipios turísticos para la contratación de personal, con una media de 5.000 euros por concello.

A Coruña, el que más recibe

Los veraneantes tienen un menor impacto en el censo de las ciudades salvo en el caso de Santiago, donde los 25.883 turistas estimados por el IGE el año pasado aumentaron la población en un 27 %. A Coruña figura como la que mayor número de personas recibió entre julio y septiembre, con más de 31.000. Le siguen Vigo, Ourense, Pontevedra, Lugo y Ferrol. En las diez primeras posiciones aparecen Sanxenxo, O Grove y Nigrán.

En el extremo opuesto figuran Negueira de Muñiz, Beariz, Punxín, Muras y San Amaro, si bien Tordoia, en la provincia coruñesa, es la que experimenta el menor crecimiento: su censo aumenta en solo el 2,4 %. En el dato influye que trece municipios gallegos carecen de hoteles, pensiones, albergues o cámpings, entre ellos, este último.

Atendiendo al saldo de turistas que llegan y vecinos que se van de viaje, hay 63 concellos que pierden población durante el verano. Barbadás y Ames son los que más se vacían estos meses, precisamente dos de los pocos municipios gallegos que han ganado habitantes en los últimos años y con las medias de edad más bajas.

«Empezamos a planificar el verano en cuanto termina el anterior»

ANDRÉ SISO ZAPATA / R.S.

La seguridad y los servicios sociales: los quebraderos de cabeza de los ayuntamientos más masificados de Galicia

Los meses de junio a septiembre representan una oportunidad inmensa para gran cantidad de ayuntamientos gallegos, en los que, prácticamente, se juegan todo el año. Sin embargo, la llegada de golpe de miles de visitantes conlleva también desafíos para los municipios: problemas con el abastecimiento de aguas, contrataciones en la gestión de limpieza o aumento del número de policías en las zonas más multitudinarias. El exponente más claro es Sanxenxo, en Pontevedra, donde la población casi se multiplica por cinco en la etapa veraniega. Pero no es, ni mucho menos, el único caso: municipios de costa, como O Vicedo, Cabanas, Ares o Miño; y del interior, como los ourensanos Avión y Allariz, también saben lo que significa acoger a más visitantes estivales de lo que suma su población habitual.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Más de 60 concellos aumentan de golpe su población en verano por encima del 20 %