Albert Camus.Hollande también escuchó ayer silbidos de desaprobación en la ciudad de Oyonnax.

Un error lo comete cualquiera

El vapor francés «Emilie L. Dreyfuss» trataba de llegar a Corcubión, pero se quedó en aguas de Sardiñeiro