Lecturas de altura

Ser jugador de baloncesto no excluye ser un apasionado de la lectura o, incluso, convertirse en escritor de novelas