Los duetos más raros de la historia

Cuando dos artistas de géneros opuestos se juntan puede pasar cualquier cosa, como ocurrió con Taylor Swift y los Stones