«A mí me ponesun karaoke delante y me vuelvo loca»

Su personaje de Paquita le ha dado todos los aplausos. Tenía 20 años cuando empezó y hoy, con solo 32, habla con el poso de mucha experiencia. Con un hijo en brazos, Ana ha evolucionado casi tanto como Paquita, pero tiene dos tareas pendientes: sacarse el carné de conducir e ir a kung fu.