Y de regalo... ¡otro temporal!

¡Nieva!

Las montañas de Manzaneda y Trevinca amanecieron cubiertas de nieve