Ya no hay excusa: es la hora de aprender a hacer una pizza casera

El ritmo frenético del día a día nos sirve para engañarnos y posponer tareas, pero la cuarentena ha hecho saltar las prioridades por los aires: si siempre has querido preparar este plato italiano desde cero es el momento. Un experto en la materia te da las claves para que te salga de diez


Son días para innovar en la cocina. Sobre todo aquellos que ya empiezan a notar los daños colaterales de la cuarentena: el cansancio que hace que uno vaya directo a los ultraprocesados, la ansiedad que busca desesperada el dulce... No nos vamos a engañar; lo de la operación verano va a tener que esperar por aquello de que prima darle una alegría al cuerpo; pero esta felicidad puede llegar de diferentes maneras, y algunas son más saludables que otras. Sin tener intención alguna de rechazar platos tan apetecibles como una pizza, ¿por qué no preparar una masa casera? Mataremos el tiempo ya de por sí difunto y aprovechamos para evitar esos aditivos que no sabemos ni pronunciar. Por no hablar de que los toppings corren de nuestra cuenta. A placer, que diría Bunbury.

;
El paso a paso

Para meternos en harina contamos con la ayuda de Opelouro, un maestro en la materia que hace las delicias de sus más de 31.000 seguidores en Instagram con sus didácticas recetas. Estas son, según el experto, las claves (y los ingredientes) del éxito de una buena masa de, en este caso, dos pizzas.

Ingredientes
300 gramos harina fuerza
50 gramos harina integral
215 gramos agua
20 gramos aceite oliva virgen extra
7 gramos de sal
5 gramos levadura fresca
Instrucciones
  1. Mezclamos todos los ingredientes y dejamos reposar. Media hora después plegamos la masa; es decir,la doblamos sobre si misma para que desarrolle cierta tensión.

  2. Podemos repetir ese movimiento un par de veces o tres durante el tiempo de fermentación. En caso de querer hacerlas al mediodía, se puede amasar por la mañana a las 9 y al mediodía tendrás la masa lista para preparar.

  3. También puedes optar por meterla en el frigorífico y dejarla que fermente en la nevera hasta el día siguiente. Desarrollará más sabor aún por la lenta fermentación.

  4. Media hora antes de hacer la pizza enciende el horno a tope y divide la masa en dos. Déjala que repose esa media hora dividida.

  5. Pasado ese tiempo estírala, preferentemente con las manos.

  6. Ponle aquello que más te guste, en este caso yo le añadiría a una de ellas lleva ajo confitado, anchoas, tomates Cherry y orégano. A la otra le pondría berenjena, queixo galego, toque de miel y albahaca fresca.

  7. Al horno al máximo 5 o 10 minutos dependiendo de la potencia y lista para comer.

     

Votación
3 votos
Comentarios

Ya no hay excusa: es la hora de aprender a hacer una pizza casera