Paquita, con casi 108 años, pide lamprea para comer

YES

La centenaria, también conocida como la reina del WhatsApp, se desplazó hasta Casa Ramallo, en Rois, para disfrutar del plato de temporada en compañía de su familia

09 feb 2022 . Actualizado a las 18:36 h.

Llegar a la edad de esta mujer es difícil, pero se conocen algunos casos. Pero estar a punto de cumplir 108 años y tener ganas de ir de excursión un sábado para comer lamprea creo que es un caso único. Fue, comió, volvió y lo anunció en un mensaje vía wasap. «Como hace tan buen día vamos a ir a comer a Rois. Te dedicaré un recuerdo», me escribió Paquita Salguero. Siempre Paquita. La conocí cuando cumplió los 100 años y descubrí que era la reina del WhatsApp. Desde entonces la siento como una madre o una abuela adoptiva. Nació el 7 de mayo de 1914, con lo que dentro de nada soplará las 108 velas. Increíble. En Casa Ramallo, el restaurante-templo de la lamprea al que acudió Paquita, alucinaron.

La gente se hace fotos con ella cuando descubren la edad que tiene y lo bien que se conserva. Es una centenaria celebrity. Y no es para menos. Ahí la tienen, escogiendo un buen trozo que llevarse a la boca. «Cada vez la ponen mejor. La próxima vez te traeré la prueba», me dice en otro mensaje. Se lo agradezco, aunque la verdad es que lo que más me gusta de este plato es la escapada. Me encanta el plan de ir hasta Casa Pazos, en Arbo, al Frenazo o a Casa Calviño en As Neves, o al Molino de Tui, por poner algunos ejemplos de locales especialistas en prepararlo.

Por cierto, Casa Ramallo fue fundada en 1898, 16 años antes del nacimiento de la gran Paquita. Una mujer única que poco antes de que se empezasen a administrar las vacunas, a finales del 2020, se contagio de covid y lo pasó sin apenas síntomas a los 106 años que tenía entonces. Ahora, ya vacunada por partida triple, sigue dando sus paseos mañaneros, disfruta de sus sobrinos y del resto de la familia, y no pierde la buena costumbre de mandar preciosos mensajes a través del móvil. Ella dice que esa forma de ser, ese espíritu positivo y el sentido del humor, es lo que la mantiene en forma a sus casi 108 años, que se dice pronto. La inmensa mayoría no llegaremos a esa edad, ni de lejos. Y el que la alcance no creo que tenga ganas de comer lamprea un sábado de sol.