Krystal: Un escaparate del buen comer

JUAN CAPEÁNS SANDRA ALONSO

CRÍTICAS GASTRONÓMICAS

Sandra Alonso

Con terraza y amplios ventanales a tres calles con la entrada principal por la praza Roxa, es imposible vivir en la capital y no pasar por delante en alguna ocasión

06 may 2021 . Actualizado a las 14:38 h.

La cafetería Krystal fue desde los años 80 la proa de la hostelería del Ensanche compostelano. Con terraza y amplios ventanales a tres calles con la entrada principal por la praza Roxa, es imposible vivir en la capital y no pasar por delante en alguna ocasión. «Es un privilegio trabajar este local, lo tiene todo», dice con entusiasmo Javier Méndez, que desde hace unas semanas se ha puesto al frente del negocio tras la jubilación de sus anteriores propietarios para darle más peso gastronómico. Su apellido tiene ecos en Monforte, donde su familia regenta desde hace cuarenta años La Polar, el referente indiscutible de una cocina heterogénea y muy pegada a la tierra que lo mismo clava la masa de la pizza como le encuentra el punto diario a los callos. El que conozca esa casa no tiene que seguir indagando, porque la filosofía es exactamente la misma, pero trasladada a uno de los enclaves urbanos más agitados y jóvenes de Galicia por la influencia universitaria. Mantiene, por un lado, el servicio de cafetería, cuyas generosas tapas eclipsan cualquier otro comentario, y sirve un menú de calidad por 14,75 euros, con varios primeros y segundos para elegir (ensaladas, salpicón, pescados, carnes y siempre algún plato italiano pensando en los más jóvenes), además de varios postres caseros (tartas y flanes). La pizza es un éxito -«estamos haciendo 50 o 60 cada tarde»- y vale la pena explorar una carta de vinos con el corazón en la Ribeira Sacra.

«Viaxe» a la cocina de matices

XOSÉ AMADOR

A Viaxe, que enarbola la bandera de la cocina de matices fermentada a la sombra de la gastronomía peruana, es un local construido desde el esfuerzo, el talento y una visión alegre del mundo de las casas de comidas. El recorrido por la oferta que hace a sus comensales permite descubrir los encantos de los productos de Galicia sometidos a los procesos que conllevan las recetas de diversas influencias, que van desde las variedades andinas a los sincretismos asiáticos. El resultado ha cautivado a un público joven, que busca renovados territorios gastronómicos a los que puede acceder desde el menú diario o la comida a la carta. Las papas arrugás cultivadas en la tierra gallega o los ceviches de las rías están presentes en una oferta en la que también destaca el hummus con escalibada de verduras de temporada, las lentejas escabechadas, la entraña de ternera anticuchera o el ají de pollo campero. A las fortalezas de estos platos hay que añadir tres postres muy logrados: la tarta de tres leches, el choco lúcuma y el suspiro-alfajor-yogourt. El artífice de esta propuesta gastronómica es Tomás Rubio, empeñado en la renovación constante de la gastronomía. Su pasión por las raíces culinarias la combina con sus conocimientos de la gastronomía más innovadora, lo que ha dado como resultado propuestas que encuentran muy buena aceptación. Y, por si fuera poco, el equipo del que se ha rodeado, refuerza la calidad gastronómica y humana.

Seguir leyendo