La Navidad es un gusto

Tres blogueros de cocina  nos ofrecen sus mejores platos para disfrutar de las fiestas sin estrés y sin agujerearnos el bolsillo


Frabisa: «En Navidad y en Año Nuevo siempre hago cocido»

Si el espíritu navideño tuviese forma de plato, Isabel Fraga Blanco, Frabisa, le pondría su toque personal en un buen cocido. Porque ese plato tan gallego se degusta en su casa como una tradición los días de Navidad y de Año Nuevo. «Llevo haciéndolo así muchos años y a mis hijos y a mi marido les encanta», resuelve Isa, como la llaman cariñosamente sus allegados, mientras me relata la receta que nos ha preparado para estas fiestas. Ella apuesta por el solomillo Wellington (pero servido de forma individual) con foie y salsa de setas, como un menú exquisito, original y muy barato para la cena de Nochebuena. «Lo importante de esta receta, en mi opinión, es que la cocinera, que soy yo, puede tener todo previsto con antelación, de manera que en cuanto lleguen los invitados no tengo que estar enfaenada entre ollas y mandiles. A mí me gusta tenerlo todo organizado previamente, la mesa muy bien decorada y arreglada, y la comida casi lista para poder disfrutar también de ese día en familia», asegura la bloguera.

Isabel ha hecho muchas Nochebuenas rodeada de gente, pero este año raro solo tendrá a sus íntimos, sus dos hijos y su marido, a la mesa. «A ellos les gusta todo lo que hago, pero son más de salado y, en general, de carne. He cocinado muchas Nochebuenas cochinillo y también solomillo, y siempre suelo poner algo de marisco antes, unas buenas cigalas o unos langostinos están riquísimos», apunta. Frabisa ha elegido el solomillo Wellington porque es una receta que hay que hornear un poquito en el momento en que vamos a servir, si se ha realizado ante, de esa manera -insiste-el que cocine no tiene que perderse nada de lo que se cuece en la conversación de la mesa. «Eso es lo importante, estar a gusto y no agobiada por lo que vas a cenar. ¡Y ponerse guapa!»

Lo más complicado de este plato es darle el punto de cocción, hay que marcarlo y no pasarse con el horno, «porque si no, la carne queda como una suela», y también se debe fijar bien la salsa, para ello recomienda dejarla más líquida a primera hora, ya que a medida que pasa el tiempo se va engordando.

Isa apunta que es un menú «muy barato»: «Los solomillos me costaron 5,80 y el foie 6 euros, está muy bien de precio y cuidando los detalles de la mesa, a la hora de servirlo, es un platazo». «En la cocina querer es poder», asegura quien ha heredado la mano de su tía Aurita, de su madre y de toda esa sabiduría gastronómica gallega que ella mezcló de lo que saboreó en Uruguay como emigrante. «La mano en la cocina, la intuición, no se puede explicar, es complicado. A lo mejor tu intensidad del fuego no es la misma que la mía, por eso tú tienes que ir viendo poco a poco e ir aprendiendo. La cocina es la experiencia. Yo siempre digo: ‘Insistir hasta conseguir. Si un día no te sale, no puedes dejarlo, hay que volver a intentarlo». «La cocina no es difícil, difícil es descubrir la penicilina o la vacuna del covid. Pero si no nos gusta, no pasa nada. Lo básico yo creo que hay que saberlo porque tienes que poder alimentarte, pero no es una obligación que te guste».

Para Isabel, desde luego, es una pasión que surgió hace diez años cuando un cáncer estuvo a punto de costarle la vida. «En la recuperación tenía tiempo y como me gustaba, empecé con el blog, ¡pero era un desastre redactando y con las fotos!», dice quien se tiene como una mujer superorganizada. «Soy muy alemana, saqué cinco oposiciones por esa determinación, para mí todo es constancia. ¡Ahora hasta edito vídeos!», se ríe.

Cuando sus hijos eran pequeños y empezaba diciembre, en casa de Frabisa sonaban a diario los villancicos y cree que ese ánimo navideño lo ha sabido trasladar: «A ellos les gusta y a mí también, aunque este año nos conformamos con pedir salud y que salgamos de esta». En cuanto acabe la pandemia, Isabel quiere viajar y recuperar su vida de jubilada con su marido, Eduardo. «Él es profesor en Avilés, así que llevamos muchos años viviendo separados, ahora nos toca retomar la vida juntos», relata. En autocaravana, como a ellos les gusta, sueñan con poder viajar y a disfrutar de la buena mesa. «Yo a los 30 solo tomaba judías y filete a la plancha -bromea Isabel-, estaba delgada, ¡claro!, pero a los 64 me he ganado el derecho a estar gordita. Yo me como todo lo que hago, faltaría más, pero tengo la analítica perfecta», hace constar la bloguera, que jamás se pierde el postre. «Soy dulceira, pero en las fiestas creo que es mejor ofrecer algo fresquito, un helado de turrón, por ejemplo», dice para acabar Frabisa, que nos deja en sus manos su mejor regalo: «Hay muchos platos en mi blog, pero yo siempre que veo a alguien de mi entorno un poco bajo de ánimo le llevo un bizcocho».

 

Las recetas de MJ: «Este entrante se sirvió en la coronación de una reina»

Un entrante diferente «para una Navidad diferente» propone la bloguera María José Martínez, conductora desde el 2010 junto a Víctor García del blog y el canal Las Recetas de MJ. Su propuesta para sentarnos con gusto a la mesa el día 25 es el coronation chicken, o pollo a la coronación, «ideal para comidas con invitados, porque se puede tener listo el día de antes y acabar de preparar en un par de minutos justo para el momento de comer». Este entrante fue el plato que se sirvió durante la ceremonia de coronación de la reina Isabel II, apunta, así que esta Navidad tendrá, si lo preparas, un gusto a The Crown.

Se prepara con cogollos, dentro de sus hojas va este pollo, sencillo de preparar. Es un entrante ligero, dice María José, que necesita poco más que cocer el pollo (mejor, de corral) y elaborar una mayonesa con especias y jengibre. «Se sirve frío, así que lo puedes tener preparado del día anterior sin problema. Yo lo hago con una especie de taco, que es la hoja del cogollo, y dentro va un poquito de pollo. No deja de ser también un relleno ideal para un sándwich».

Necesitas 2 pechugas de pollo de corral, 4 rodajas de jengibre fresco, 12 granos de pimienta negra, 1 rama de canela, 1 hoja de laurel y 1 cucharada de postre colmada de curry en polvo, sal gorda al gusto y agua hasta cubrir el pollo. «Empezamos cociendo el pollo. Es tan sencillo como poner las dos pechugas en una cacerola alta y echar todos los ingredientes. Cubrimos de agua y ponemos a fuego medio 30 minutos. Sacamos las pechugas del agua y las dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando se hayan enfriado, para poderlas manipular las deshilachamos con las manos o con ayuda de dos tenedores. Y reservamos», indica la bloguera. Para la salsa necesitamos: 4 cucharadas soperas colmadas de mayonesa, 1 cucharada sopera colmada de yogur griego, 2 orejones picados, un chorrito de salsa Perrins, 1 cucharada de postre de curry en polvo, jengibre rallado al gusto, 1 cucharada sopera de chutney de mango y cilantro picado. «Para hacer la salsa echamos todos los ingredientes en un bol y mezclamos bien con ayuda de una cuchara. Una vez muy bien mezclado, incorporamos el pollo desmechado y mezclamos todo otra vez».

El sabor del entrante es fresco, y «resulta un poco extraño al paladar, pero está muy rico», asegura MJ sobre este plato para coronarnos. «Se presenta en el taquito del cogollo y se come con las manos».

María José sugiere seguir con un pescado, «y más en Galicia». Nos propone rollitos de lenguado con gambas, «súper sencillo de hacer». «Lo más complicado del plato es sacar los lomos de los lenguados, pero eso se lo dices al pescadero y solucionado», dice. Los pasos, en el canal de YouTube Las recetas de MJ, donde también puedes tomar nota del postre que llega antes del punto (nunca) final del surtido típico navideño: una tarta mousse fría de piña. «Súper ligera y fácil, ¡no necesita ni horno!». Y a disfrutar como reyes, o reinas, esta Navidad.

La cocina es vida: «Es sencillo, vistoso y sin rascarse mucho el bolsillo»

Marco Soriano de Tejada con su blog La cocina es vida te descubre cómo hacer un gran menú navideño sin estar esclavizado en los fogones. Fiel a esta filosofía, siempre te va a ofrecer recetas sencillas, elaboradas con productos tradicionales, de la dieta atlántica, «pero con un enfoque distinto» y, muy atractivo. Así que cuando conozcas el menú de este coruñés para su mesa de Navidad se te hará la boca agua.

Para abrir el apetito. Marco y su inseparable colaboradora, Ana Prieto -encargada de la fotografía y las redes sociales-, proponen una Gelée de bloody mary con langostinos. El bloguero coruñés se ha empeñado en que este sanguinario y delicioso cóctel también se pueda comer con tenedor y cuchillo. La receta es bien sencilla y la puedes consultar en el blog de forma detallada pero, grosso modo, consiste en hacer un bloody mary y calentarlo a 70 grados «y así también eliminas la graduación alcohólica». Añades las hojas de gelatina hasta que se disuelva y dejas enfriar: «Te olvidas de él hasta el día siguiente para emplatarlo y punto».

Si el entrante es sorprendente, el primer plato resulta espectacular. Vieiras con mantequilla al champán. ¿Y cómo se hace? Le preguntamos al ganador de la última edición de Blogueros Cocineros del Canal Cocina: «Se derrite mantequilla en una sartén. Y se saltea en ella salvia muy picada junto con las alcaparras. Cuando estén crujientes se retiran y se pone champán hasta que se evapore. Se aparta la sartén del fuego y se añaden dos yemas de huevo a temperatura media como si fuera una salsa holandesa. Por otro lado se limpian los corales de la vianda de las vieiras y se reservan. Se salpimienta y se hacen a la plancha las vieiras con un poco de mantequilla hasta que estén doradas. Ya solo queda poner unas hojas de salvia rociadas con un poco de aceite sobre papel absorbente en el micro durante un par de minutos o tres, hasta que estén crujientes. Y a emplatar».

De segundo propone lubina de estero a la plancha con berros. Solo tienes que hacer una crema de berros, acompañarla de unos cogollos de lechuga a la plancha y pasar la lubina por la sartén. Un truco: «Envolverla con aceite de oliva virgen extra y papel del horno para que el pescado conserve la piel».

Si eres más de carne también puedes elaborar un magret de pato con salsa de maíz y palomitas aderezadas con tomillo y pimienta rosa. Deberás pasarlo por la plancha a fuego medio antes de meterlo en el horno. Y para la salsa de maíz: «Picas ajo y cebolla. Las pochas en mantequilla y echas vino hasta reducir. Luego añades la lata de maíz con su líquido durante cinco minutos hasta que reduzca. Y trituras». Delicioso.

Y de postre, chocolate ruby y flores. Facilísimo y muy llamativo: «Es un menú sencillo, vistoso y sin rascarse mucho el bolsillo. Puede salir por 15 euros por persona porque son productos con precios estables todo el año». Serás el perfecto anfitrión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Navidad es un gusto